Messi: un superhéroe corriente que ya triunfa en Italia

El mejor futbolista del mundo posa como un 'beatle' para 'GQ', pero elude preguntas personales.

LUCIA MAGI, Bolonia

Ha tardado en conquistar a los tifosi, quizás porque cuando se habla de fútbol recurren a los iconos autóctonos. Pero por fin, Lionel Messi ha llegado al mundo paralelo, a las portadas de las revistas de moda. Desde la portada de GQ, el campeón argentino lanza una mirada desafiante, enfundado en un ceñido traje de Dolce & Gabbana.

El mejor jugador del mundo conquista al público italiano centrándose en su faceta humanitaria bajo el titular: 'Un superhéroe corriente'. Y habla de su trabajo como embajador de Unicef, de la visita a Haití, de la Fundación que lleva su nombre y ayuda a los pequeños de todo el mundo.

Hablando de los niños es cuando Messi se abre más: 'Tuve la gran oportunidad de ayudar a los chicos necesitados. Mi familia siempre quiso ayudar a los más desafortunados y ahora tenemos la posibilidad de hacerlo. Me siento cómodo con los niños, intento ser un buen ejemplo'.

En la foto que abre la entrevista, el argentino aparece tumbado en una chaise longue en el centro de una habitación llena de libros. Messi lleva un ejemplar de 'Cien años de soledad', de García Márquez. Pero el único libro que el futbolista ha leído es una autobiografía de Maradona y ni siquiera la terminó. De Maradona toma distancia: 'En Argentina no paran de buscar al nuevo Diego, pero yo intento construir mi carrera sin pensar en él, porque no existe otro igual. Creo que tengo mi propio estilo'.

El periodista que le entrevista explica que preguntarle algo es como intentar marcarle: 'intentas llevarle por tu camino, pero él dribla'.

-¿Novias?

-No quiero hablar de ello.

-¿Maradona?

-Nunca tuve problemas.

-¿Y con Cristiano Ronaldo?

-Ninguna rivalidad.

No es arrogancia o mala educación, es que cree que tiene poco que decir. Messi no regala noticias o titulares. Su oficio es otro, dice.

Temas relacionados