Mexicana de Aviación cumple 90 años inmersa en futuro incierto

La segunda aerolínea del país presentó ante un juzgado una solicitud de concurso mercantil (suspensión de pagos).

El Gobierno mexicano reiteró el martes, cuando se cumplen 90 años de la fundación de la aerolínea Mexicana de Aviación, que está dispuesto a continuar con sus esfuerzos por que la empresa vuelva a volar, algo que dejó de hacer en agosto de 2010 por problemas financieros.

Entonces la segunda aerolínea del país presentó ante un juzgado una solicitud de concurso mercantil (suspensión de pagos) para reestructurar sus costes y asegurar su viabilidad, un proceso acompañado por el Gobierno que aún no ha tenido éxito y mantiene a la compañía al borde de la quiebra.

En un comunicado conjunto, las secretarías de Comunicaciones y Transportes (SCT) y Trabajo, los dos ministerios implicados en el proceso, anunciaron hoy que "se agotarán todas las acciones para que Mexicana pueda volver a volar sin que ello implique la distracción de recursos fiscales por parte del Gobierno federal".

Explicaron que "para superar la difícil situación en que se encuentra Mexicana se requiere el apoyo y la participación responsable de todos los actores involucrados que permita dar viabilidad a la línea aérea", la segunda más importante del país y que operaba 480 vuelos diarios al suspender pagos.

El Gobierno "espera sinceramente un buen desenlace del presente asunto por el bien de los trabajadores, por el público consumidor y por esta emblemática empresa para el país", que cumple sus noventa años de vida en condiciones difíciles, señala el comunicado.

Las autoridades agradecen "a quienes han hecho posible esta larga trayectoria" de Mexicana de Aviación y recuerda que hará lo que esté en sus manos "para que viva muchos años más".

El Gobierno ha sido incapaz hasta ahora de lograr un inversor privado que se haga cargo de la compañía.

Hoy recuerda que hasta el momento "ninguno de los grupos de inversionistas interesados ha mostrado formalmente contar con los recursos suficientes que garanticen el cumplimiento del convenio de acreedores y la sustentabilidad de las operaciones de la empresa".

No obstante, señala que hay varios interesados en la capitalización, por lo que aún hay posibilidad de un rescate.

De momento, el ministerio de Trabajo logró ya modificar el contrato colectivo que regiría a los trabajadores tras una renegociación que culminó el 8 de diciembre pasado.

Por ello "se cuenta con nuevos y competitivos contratos colectivos de trabajo, que se han depositado ante la citada dependencia", indica el comunicado.

A futuro, los dos ministerios anuncian que "continuarán haciendo sus mejores esfuerzos para apoyar la labor que el conciliador (Gerardo Badín) desarrolla", quien tiene hasta el 9 de agosto próximo para alcanzar los acuerdos necesarios que den viabilidad a la compañía aérea.

El monto del capital requerido por la firma debe ser "acordado por el conciliador del proceso con los acreedores de la empresa, conforme al modelo de negocio que la empresa propone a los inversionistas interesados", agrega el boletín.

Por su parte, el conciliador y administrador de Mexicana manifestó en un comunicado "la posibilidad de que la aerolínea retome el vuelo e inicie operaciones antes de la fecha establecida por el concurso mercantil".

Badín señaló que hay "al menos dos grupos interesados en tomar el reto en los próximos días, una vez que logren acreditar los fondos suficientes requeridos por el modelo en tiempo y forma".

Para dar fe de la capacidad de vuelo de la compañía, la SCT ha facilitado la realización de 35 horas de vuelos de demostración y se han inspeccionado las estaciones de Mexicana en Ciudad de México, Cancún, Guatemala, Los Ángeles, California y San Antonio con la colaboración, en EE.UU., de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés).

Con ello se pretende tener todo listo para otorgar a Mexicana el Certificado de Operador Aéreo si se logra atraer a un nuevo inversor privado.