"Mi salida no es un capítulo cerrado como dijo Mindefensa"

El general Gustavo Matamoros señaló que nunca le informaron las razones de su despido.

"Lamentablemente no tuvieron mis jefes la más mínima norma de cortesía ni de carácter , para comunicarme la decisión como corresponde al oficial de la más alta jerarquía en el Ejército. Jamás fui llamado para discutir francamente las diferencias que hoy tristemente aparecieron en los medios de comunicación, filtradas de manera tendenciosa para desacreditar mi nombre y mi trayectoria", dijo Matamoros al referirse al llamado a calificar servicios de que fue objeto este fin de semana.

"Creo que mi salida no es un tema cerrado como lo afirmó ayer el ministro. Considero que corresponde al ministro de Defensa aclararle al país las versiones sobre mi retiro aparecidas en los diarios. Considero oportuno aclarar quién filtró y con qué intención.

¿Por qué se filtran conceptos que sólo se comparten en acuerdo de comandantes, donde solo asiste el ministro y los comandantes de la cúpula?", se preguntó en una rueda de prensa este miércoles en Bogotá.

El anuncio de su salida fue hecho por el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, quien señaló que el retiro del alto mando militar se presentó "por discrecionalidad y autonomía" y designó  como su remplazo al general Luis Felipe Paredes, actual director de la Escuela Superior de Guerra.

Aunque oficialmente se dijo que Matamoros había solicitado la baja, otras versiones aseguraron que su salida del Ejército se produce por diferencias con el comandante de las Fuerzas Militares, almirante Edgar Cely.

"Esas informaciones ponen en riesgo la seguridad nacional y la integridad de mi familia. De tal manera que yo creo que seriamente es oportuno que todo eso se aclare que se establezca quiénes son los responsables", enfatizó Matamoros, quien no brindó detalles sobre las que él cree que hayan sido las motivaciones para decidir su baja.

Finalmente, el oficial en retiro señaló que se va de la institución con la satisfacción del deber cumplido y con la tranquilidad de que nunca ordenó operaciones que fueran en contra de los derechos humanos y agradeció el apoyo de los uniformados activos y en retiro que se solidarizaron tras su salida del Ejército.