Michael está vivo

A veces resulta extraño pensar que está muerto. Pareciera que no dejara de ocuparse. De bailar. De cantar. De deslizar sus pies mientras miles y miles de dólares van a parar a la cuenta bancaria de sus familiares.

Desde la muerte del ‘Rey del pop’ hasta ahora, paradójicamente, Michael Jackson ha lanzado varios álbumes con temas inéditos,  ha protagonizado una película y ha recibido más homenajes que cuando estaba respirando. Ahora es un zombie millonario que perdura en los oídos y corazones de sus fans.

Y pensar que exactamente hoy se cumplen dos años de su muerte. Hace dos años su médico personal, Conrad Murray,  pudo haberle suministrado propofol, el sedante hipnótico que lo acercó hasta los ojos de Dios. O como sigue creyendo Joe Jackson, su padre,  una dosis de morfina fue la delincuente que lo llevó hasta la tumba en un histórico delirium tremens en una noche insomne precedida de ensayos.

Aún se desconoce la causa de su defunción. Por eso Murray tendrá que dar cuentas en septiembre de este año al vicefiscal del distrito de Los Ángeles cuando comience  uno de los casos legales más importantes del mundo del entretenimiento.

Murray, a quien se le culpa de muerte involuntaria y de no monitorear a su paciente,  además de ser negligente a la hora de llamar al servicio de urgencias, parece no preocuparse demasiado por el asunto, pues se le ha visto de vacaciones en diversos parques recreativos de California en compañía de su familia.

Por su parte, la hermana del cantante, La Toya Jackson, aseguró que hay que ir más allá del caso de Murray, pues a su parecer, existen otras personas involucradas en el deceso de Michael. La también artista se refiere a quienes estaban interesados en poseer el catálogo musical de su hermano. 

De lo que hay certeza es de la millonaria fortuna que empresarios y familiares amasaron después de su muerte. A tan sólo cuatro meses de su partida, su fama acumuló 90 millones de dólares, por lo que el cantante se posicionó en la Revista Forbes como el tercer muerto más rico del mundo.

Un año después  consiguió el primer puesto en esa publicación. Desde el Hades, el topus uranus o el purgatorio había logrado recaudar 275 millones de dólares. Una buena forma de pagar sus penas.

Varios productores han dicho que la de Jackson fue una muerte oportuna, pues aunque sus 50 años  permitían una decena de discos más y un no despreciable número de presentaciones en el mundo, el originario de Indiana murió cuando estaba a punto de lanzar This is it: el documental elaborado a partir de los ensayos de una serie de conciertos que iba a dar en el O2 Arena, en Londres.

Únicamente con This is it alcanzó 250 millones de dólares. Después de que el mundo conociera su faceta sensible y la acérrima disciplina de su trabajo,  la venta de sus discos alcanzó  8,2 millones en Estados Unidos y 35 millones en el resto del mundo. Todo a un año de su partida.

Sus fans y sus tumultuosos homenajes fueron puntos clave en su éxito. Desde los más espontáneos como el celebrado en el teatro Apollo de Nueva York, en donde cientos de personas salieron a la calles a cantar sus canciones, hasta los más esplendoroso y elaborados, como el que tuvo lugar en Barcelona, cuando más de 700 fans se vistieron de muertos vivientes para bailar un Thriller masivo en un montaje espectacular. 

Las excéntricas y millonarias subastas también aumentaron el fervor del ídolo. El guante izquierdo que usó cuando bailó Moonwalk, en 1983, fue vendido por 350.000 dólares. Ahora se cree que la mítica chaqueta roja de Thriller podría venderse en un millón de dólares.

Jackson ha llegado a lugares insospechados. Y el mercado le ha sabido sacar provecho a su muerte. Michael Jackson: The experiencie, su videojuego, ha vendido más de tres millones de copias, y como si se tratara de una broma, la Revista Rolling Stone anunció la existencia de varios discos duros que contenían más de cien canciones no publicadas del artista.

Además, la casa discográfica Sony firmó un contrato con los encargados de administrar la fortuna de Jackson por 250 millones de dólares. De esa manera obtuvieron los derechos de distribución de sus trabajos, con lo que planean publicar una decena de discos póstumos con canciones inéditas. Todo con la excusa de mantener viva la voz del cantante más premiado de la historia, con 405 galardones.

Para conmemorar estos dos años, Sony, en convenio con un grupo de fans y los familiares del cantante, lanzó el videoclip Behind the Mask en el que participaron 1.600 extras de 103 países, incluidos 50 niños y 36 animales. El video se estrenó en Facebook y los primeros en verlo fueron los fans del ídolo del pop de la página social.

El Museo de Cera Madame Tussauds, en Hollywood, instauró tres nuevas figuras del cantante en su sede, las cuales muestran tres etapas diferentes de su carrera: desde su época con sus hermanos, en Jackson 5, pasando por los años ochenta, en donde interpreta temas como Smooht Criminal, hasta la última, en la presentación de This is it, su último gran recuerdo en video.

Un tour de media hora en helicóptero es uno de las más insólitas distinciones que se le hará al cantante, una muestra del provecho que se le puede sacar a la muerte de una figura de la dimensión de Jackson. Sus fans podrán sobrevolar el rancho de Neverland, su mansión ubicada en Santa Bárbara,  y arrojar flores, como un gesto simbólico de su cariño por el artista. Este extravagante homenaje cuesta 175 dólares por persona. Lo más irrisorio es que los tiquetes para el vuelo ya están agotados. 

Hoy alrededor de 2.000 personas participarán en un homenaje en la calle Jackson, en donde el artista vivió toda su infancia, hasta que se trasladó a California, en 1969. También está prevista la visita a su cementerio, el Forest Lawn de Glendale, en donde se espera que sus seguidores acudan en masa.

Así pareciera que Michael Jackson tendrá larga vida después de su muerte.

Temas relacionados