Microsoft reclama a justicia europea que cancele multa millonaria de CE

La compañía llegó a remitir a la CE hasta 13 esquemas de precios sin recibir ninguna orientación comunitaria de lo que podía considerarse "razonable".

Microsoft solicitó el martes al Tribunal General de la Unión Europea que anule o reduzca la multa de 899 millones de euros que le impuso la Comisión Europea (CE) por abuso de posición dominante, al considerar que la medida fue "injusta y desproporcionada".

La sanción, la segunda mayor impuesta a una sola compañía por prácticas contrarias a la competencia (tras los 1.060 millones a Intel), fue anunciada por la CE en febrero de 2008, tras un litigio con Microsoft y dos multas anteriores de 497,2 y 280,5 millones.

El Ejecutivo comunitario penalizaba así a la empresa de Bill Gates por no acatar la orden de 2004 para que tomara medidas para remediar la infracción y cobrar precios "prohibitivos", entre junio de 2006 y octubre de 2007, por facilitar a sus competidores datos técnicos para hacer compatibles sus programas con los de Microsoft.

El representante legal de la compañía de Redmond consideró hoy "injusto", en la vista del recurso en Luxemburgo, que la Comisión optase por imponer una multa calculada a partir de los días de retraso, cuando de los 488 días contabilizados para la sanción, 306 se dedicaron a que Bruselas evaluase las propuestas de Microsoft.

Asimismo, destacó que e"la compañía llegó a remitir a la CE hasta 13 esquemas de precios sin recibir ninguna orientación comunitaria de lo que podía considerarse "razonable, hasta que en octubre de 2007 propuso ceder información técnica por una tarifa plana de 10.000 euros y ofrecer una patente opcional mundial por el 0,4 % de la facturación de las compañías que solicitan una licencia, un planteamiento que finalmente satisfizo a la Comisión.

El abogado de la CE, en cambio, aseguró que Microsoft recibió una carta en la que se le informaba de que sólo podía cobrar precios no simbólicos a sus competidores cuando les facilitase información para hacer posible la "interoperabilidad" que fuese realmente innovadora.

Mientras el gigante informático entendió que los datos que concedía a sus competidores tenían un gran valor, Bruselas consideró que se trataba de información poco completa y que además era de dominio público y conocida por todos, por lo que el cobro de las tasas no estaba justificado.

En cuanto a la cuantía de la multa, Microsoft la considera "desproporcionada", ya que se sitúa hasta 40 veces por encima de lo que el citado sistema de tarifas habría reportado a la compañía.

El Ejecutivo de la UE, en cambio, explicó en la vista que la magnitud de la sanción responde a la gravedad de los hechos y aseguró que tuvo en cuenta para su cálculo la reducción gradual de precios que aplicó Microsoft.

Por ese motivo, distinguió dos tramos: uno, de junio de 2006 a mayo de 2007, en el que contabilizó 2 millones de euros por día; y otro, de mayo a octubre de 2007, en el que redujo la sanción a 1,5 millones diarios.

Bruselas considera que también moderó la cuantía al no cumplir su amenaza inicial de penalizar a Microsoft con 3 millones de euros al día, por lo que cree que reducir aún más la multa no tiene sentido.

En cambio, Microsoft alega que la Comisión cometió errores de procedimiento y no respetó su derecho de defensa, algo que Bruselas niega.

En la vista  participaron dos asociaciones estadounidenses del sector en apoyo de Microsoft, así como cuatro organizaciones y tres compañías -entre ellas IBM, Oracle y Red Hat- en defensa de los argumentos de la CE.

El Tribunal General deberá pronunciarse en los próximos meses y las partes podrán recurrir su decisión ante la máxima instancia judicial europea, el Tribunal de Justicia de la UE.

El caso, que lleva más de 11 años abierto, podría estar así cerca de su fin, a la espera de una decisión paralela del Tribunal General sobre una denuncia de la compañía rumana de software Omnis contra Microsoft por otro supuesto caso de abuso de posición dominante.

Temas relacionados

 

últimas noticias