Milan busca ganar su decimoctavo "scudetto" contra el Bolonia

El onceno 'Rossonero' tiene la oportunidad de coronarse campeón el próximo domingo siempre y cuando gane su partido y el Inter no logren la victoria contra el Cesena.

Milan de Silvio Berlusconi, que está a ocho puntos del Inter y quiere proclamarse campeón de la Liga italiana cuanto antes, tiene la oportunidad de conseguirlo el próximo domingo contra el Bolonia, siempre y cuando gane su partido y los "nerazzurri" no logren la victoria contra el Cesena.

La trigésimo quinta jornada del campeonato, por tanto, se perfila decisiva para el equipo de Massimiliano Allegri, que podría alzarse con la Copa en casa a falta de tres jornadas para el final de la temporada, aunque necesita que su máximo rival, el Inter del brasileño Leonardo, no gane el sábado en el campo del Cesena.

A priori, el equipo "nerazzurro" es más fuerte que los del norte de Italia, pero el equipo de Massimo Ficcadenti está muy cerca de las posiciones de descenso a la Serie B, por lo que luchará por sacar algún punto en el partido contra el Inter.

Los "rossoneri" saben que, a pesar de lo que haga su rival, su deber es lograr la victoria contra el Bolonia, duodécimo clasificado, que quiere aumentar su diferencia de puntos con la zona de descenso (actualmente tiene cinco de ventaja) para vivir más tranquilo la recta final de la Liga.

Para este partido, el Milan no podrá contar con el delantero brasileño Alexandre Pato, que sufre una lesión en el muslo derecho, ni con el atacante sueco Zlatan Ibrahimovic, sancionado con tres partidos por comportamiento incorrecto hacia un adversario y por insultar al árbitro asistente durante un encuentro liguero.

Como ya hizo la pasada jornada, Allegri colocará en punta al italiano Antonio Cassano y al brasileño Robinho, autor del tanto de la última victoria del Milan, contra el Brescia.

Otro de los partidos más interesantes de la jornada es el que enfrenta el lunes a las 20.45 horas al Lazio y al Juventus, cuarto y séptimo clasificado, respectivamente.

El equipo romano está obligado a ganar si quiere mantenerse en puestos de Liga de Campeones, mientras que el club "bianconero" debe hacer lo propio para entrar en puestos europeos, ya que quedarse fuera de la Liga Europa sería un duro golpe para los de Giuseppe Marotta, que están planeando un ambicioso proyecto de cara a la próxima temporada.

El Juventus de Gigi Delneri pondrá sobre el campo todos sus efectivos disponibles y confiará, fundamentalmente, en la experiencia de sus dos grandes baluartes: el portero Gianluigi Buffon y el delantero Alessandro Del Piero.

Por su parte, el Lazio recupera al italiano Giuseppe Sculli, que esta semana ha comenzado a trabajar con el grupo tras llevar varias semanas apartado de los terrenos de juego por una lesión, y a Matuzalem, que volverá al once titular tras cumplir un partido de sanción.

No se han recuperado, sin embargo, el francés Mobido Diakite, el rumano Stefan Radu y el italiano Guglielmo Stendardo, tres bajas importantes que se suman a la del descalificado Stefano Mauri, que debe cumplir un partido de sanción.

El Nápoles del delantero uruguayo Edinson Cavani, tercer clasificado, se enfrenta el sábado al Génova, décimo, en un encuentro que necesita ganar si quiere asegurar su presencia en la Liga de Campeones de la próxima temporada.

En la trigésimo quinta jornada también se disputarán los encuentros Sampdoria-Brescia, Chievo-Lecce, Fiorentina-Udinese, Catania-Cagliari, Parma-Palermo y Bari-Roma.

Temas relacionados