Milan busca puntuar en Roma para coronarse campeón del 'calcio'

Un punto sería suficiente para que el equipo de Silvio Berlusconi se alce con el título de la Liga italiana.

Milan de Silvio Berlusconi necesita conseguir al menos un punto en el partido que le enfrenta el próximo sábado al Roma para proclamarse campeón de la Liga italiana y así hacerse con su decimoctavo "scudetto" en la trigésima sexta jornada, a falta de dos para el final del campeonato.

Tras la victoria del pasado fin de semana contra el Bolonia, los "rossoneri" dependen de sí mismos para conquistar un título que se les resiste desde hace siete años (temporada 2003-04), cuando sacaron diez puntos al segundo con una plantilla en la que brillaban el jovencísimo Kaká y los ya retirados Rivaldo y Fernando Redondo.

Los romanos, que ahora van quintos y ese año fueron segundos, no quieren ponérselo fácil al líder en el Olímpico, sobre todo después de la victoria 2-3 de la jornada pasada contra el Bari, que les ha permitido colocarse a un solo punto de los puestos de Liga de Campeones.

Los de Francesco Totti, después de una temporada muy irregular en la que un consorcio estadounidense ha comprado el club, ven muy cerca la posibilidad de volver a Europa y, al mismo tiempo, arrebatar esa oportunidad a su máximo rival, el Lazio, actualmente cuarto en la tabla.

Los "giallorossi" de Vicenzo Montella saldrán al campo con su esquema de juego habitual, 4-3-2-1, en el que Totti es la única referencia en ataque, aunque recibe apoyo del brasileño Rodrigo Taddei y el serbio Mirko Vucinic por las bandas.

El partido estará marcado por la vuelta a los terrenos de juego del sueco Zlatan Ibrahimovic, que lleva tres jornadas sancionado por comportamiento incorrecto hacia un adversario y por insultar al árbitro asistente durante un encuentro liguero.

El técnico Massimiliano Allegri recupera también al delantero brasileño Alexandre Pato, recuperado ya de su lesión en el muslo, pero todo indica que no formará parte del once titular.

Su puesto podría ser ocupado por su compatriota Robinho, que ha jugado un papel importante para el técnico durante toda la temporada, pero la buena racha del italiano Antonio Cassano, viejo conocido de la Liga española por haber jugado en el Real Madrid la temporada 2006-07, ha sembrado las dudas en torno a quién ocupará esta posición el próximo sábado.

Por su parte, el Inter del brasileño Leonardo, segundo en la clasificación, recibe en casa al Fiorentina (noveno) con la esperanza de repetir la victoria del domingo pasado y dar un paso importante para garantizar su segundo puesto en la Liga italiana.

La ausencia más sonada es la del centrocampista holandés Wesley Sneijder, que en los últimos días recayó en una lesión y tendrá que perderse el encuentro del próximo domingo.

Todo parece indicar que su puesto será ocupado por el marroquí Houssine Kharja, encargado de surtir balones a los delanteros titulares de este equipo, el camerunés Samuel Eto'o y el italiano Giampaolo Pazzini.

El tercer clasificado es el Nápoles del delantero uruguayo Edinson Cavani y este domingo se enfrenta al decimoctavo de la tabla, el Lecce, que está obligado a ganar si quiere salir de las posiciones de descenso.

Tras su victoria contra el Génova y la derrota del Lazio con el Juventus la pasada jornada, parece que los de Walter Mazzarri no tendrán demasiados problemas para mantener su tercer puesto, que da acceso directo a la Liga de Campeones.

No obstante, este equipo quiere seguir haciendo historia y para ello necesita conseguir una nueva victoria, ya que sumaría 22 en la temporada y superaría así el registro del Nápoles del argentino Maradona, que en la temporada 1989-90 logró 21.

En la trigésima sexta jornada también se disputarán los encuentros Palermo-Bari, Bolonia-Parma, Brescia-Catania, Cagliari-Cesena, Udinese-Lazio, Génova-Sampdoria y Juventus-Chievo.