Militares dicen que las Farc no tienen 200 retenidos en Chocó

El almirante Édgar Cely señaló que si bien los pobladores no han podido regresar a Quibdó, no están en manos de la guerrilla.

El comandante de las Fuerzas Militares, Almirante Edgar Cely, dijo que no es cierto que las Farc tengan retenidas a unas docientas personas y las utilicen como escudos humanos, como lo denunció el lunes padre Constantino García, parroco de la Diócesis de Chocó.

"Eso no es verdad, la información que nosotros obtuvimos fue que los bajaban de las canoas y la gente se distribuyó entre los caseríos cercanos y otra se movió ayer. Pero no hay retenidos, secuestrados, no hay gente muerta", dijo el alto oficial al explicar que el comando Conjunto Caribe y la 7 división desplazaron su puesto de mando a Quibdó para garantizar la movilidad en el río Atrato y salvaguardar la integridad de los pobladores.

"Los bandidos del frente 34 de las Farc han amenazado con hacer un paro armado sobre el río Atrato y el Megua hasta el dos de junio, eso es lo que le han dicho a la población. Pero tengo la absoluta confianza de que con la operación que pusimos en marcha se recupere la movilidad en esa zona", agregó Cely.

A su turno el defensor del Pueblo, Volmar Pérez, aseguró que una comisión de su despacho constató que se trata de cerca de 150 personas las que se que se encuentran en la localidad de Las Mercedes sin poder regresar a sus hogares. Sin embargo, no precisó que si los guerrilleros obligan a los pobladores a servir de escudos humanos.

Finalmente, el ministro Rodrigo Rivera envió un mensaje de tranquilidad al señalar que la fuerza pública mantiene las operaciones y anunció que el próximo sábado se desplazará a la zona para analizar la situación.

La situación de esas personas, retenidas desde el pasado domingo, tiende a empeorar porque se están quedando sin alimentos, según dijo Luis Moreno, alcalde de la población del Medio Atrato.

El conflicto comenzó el domingo cuando un grupo de guerrilleros asesinó a tres civiles y un policía y dejó heridos a otros dos lugareños y un militar en tres ataques consecutivos contra dos embarcaciones de pasajeros y otra de la Armada.

Además, según campesinos de la zona, los insurgentes están repartiendo panfletos amenazantes entre la población para convocar a un paro armado con motivo del 47 aniversario de la fundación de la guerrilla, la más antigua de América Latina, que se conmemora estos días.

A pesar de que el comandante de las Fuerzas Militares, minimizó el problema afirmando que en esa zona "no hay retenidos ni secuestrados", el ministro del Interior y Justicia, Germán Vargas Lleras sostuvo que "a esa población la tienen secuestrada, no andemos con eufemismos (...) No puede ser que una columna con no más de 20 guerrilleros coaccione de esa forma".
 

Temas relacionados