Millonarias pérdidas en U. La Sabana por inundación

Muchos equipos quedaron bajo el agua debido a la rapidez con la que el río Bogotá se coló al plantel.

Tras la ruptura del jarillón a las 9:40 de la mañana de este lunes 25 de abril, las aguas del Río Bogotá no han dejado de inundar las instalaciones de la Universidad de La Sabana.

El campus universitario se encuentra inundado en un 95%. Las aguas ya alcanzan los dos metros de altura. Los salones del primer piso de todos los edificios del claustro están bajo el agua. La zona del embarcadero y los Kioskos, igualmente.

Como consecuencia de la inundación, las directivas de la Universidad decidieron suspender las clases hasta tanto no se disminuyan los niveles del afluente.

Por ahora, se analizan varias alternativas como las jornadas académicas virtuales para que los estudiantes puedan culminar con éxito su semestre.

Una de las mayores pérdidas está representada en dos modernos edificios, dotados con tecnología de punta para los programas de comunicación, que iban a ser inaugurados en los próximos días.

A pesar de los esfuerzos del personal de la universidad, muchos equipos quedaron bajo el agua debido a la rapidez con la que el río se coló al plantel.

Desde hace 20 años no se registraba una inundación de esta magnitud. Las directivas de la institución educativa hacen un balance de las pérdidas materiales, mientras uniformados de la fuerza pública intentan cerrar el jarillón que amenaza con dejar incomunicado al municipio de Chía.