Mineros en busca de inversión

Tras la integración de los mercados accionarios de Chile, Perú y Colombia, las empresas enlistadas se están moviendo con el fin de conseguir nuevos accionistas.

Hace un poco menos de dos meses la mesa principal de The Economist reunió en una sola sala a los más altos funcionarios y exfuncionarios de los gobiernos de Argentina, Perú, Chile y Colombia para hablar del futuro de la región. Y todos, al unísono, coincidieron en que la minería será la industria que les permitirá a los países de Suramérica estar en las ligas mundiales de economía.

Y tienen razón. De Chile se habla como el país más tecnificado de este negocio. De Colombia, como la zona con grandes porciones de tierra promisorias para la explotación y el desarrollo. Y de Perú se sabe que son los primeros productores de plata en el mundo, sextos en oro y segundos en cobre y zinc.

Por eso, tras la consolidación del Mila, el mercado accionario más grande de la región, Diego Benavides, presidente de Minera IRL, se reunió con la gente de Profesionales de Bolsa, Acciones y Valores, Corredores Asociados, Interbolsa y Correval. “Estamos en Colombia para poder participar de manera activa con las consecuencias que este tratado de bolsas va a generar”, dice.

Y agrega: “Venimos a presentarnos con las casas de bolsa y tener una percepción clara para saber en dónde estamos todos ubicados de cara a este gran cambio, porque la idea es dejar de ver sólo el mercado colombiano y ver qué hay afuera. Ver cómo nosotros podemos participar en esta gestión multinacional”.

A lo que se refiere Benavides es a que la empresa a la que representa, valorada en US$200 millones y enlistada en las bolsas de valores de Londres, Lima y Toronto, con operaciones en Argentina y Perú, tiene claro que las oportunidades en todos los mercados son importantes y en eso está incluido Colombia.

“Si hay fusiones de bolsa, tenemos las mismas oportunidades y el Perú ya está gozando del beneficio del oro, por qué no usar esa experiencia del Perú en Colombia. Nuestro modelo exitoso es gracias a la relación con las comunidades. Si no se tiene un acuerdo social, un socio de la comunidad, no tienes un proyecto viable en Perú y tampoco en otras partes del mundo”.

En ese sentido, y con alianzas de compañías colombianas, o empresas internacionales con presencia en Colombia, Benavides habla de la expansión regional que le permitiría a su compañía no sólo pasar de producir 33.000 onzas a un poco más de 200.000 a finales de 2015, y fortalecer el desarrollo de proyectos con don Nicolás, Ollachea y la mina Corihuarmi.

Cuenta además con un portafolio de proyectos de exploración en el Macizo del Deseado, en la Patagonia Argentina, que comprende el descubrimiento Escondido y los objetivos Chispas, Michelle y Microondas, así como Bethania y Quilavira en el Perú.

Lo cierto es que ya el 7% de los accionistas de Minera IRL están en la bolsa de Chile y teniendo en cuenta que en Colombia sólo una empresa del sector minero está enlistada en bolsa, cuenta Benavides, están todas las oportunidades para buscar los inversionistas que podrían consolidar la movida regional basada en la economía de los minerales, en la economía del oro.

“Ya estuvimos en Santiago y ahora estamos en Bogotá. Vengo de Canadá y levantamos US$37,5 millones en acciones y tenemos el proyecto en la Patagonia en Argentina, que es el que más llama la atención. Pero allá todo el tiempo se habló de Colombia, de sus oportunidades, de su cultura inversionista y de las grandes posibilidades que tienen para ser fuertes en la industria”, cuenta, mientras aclara que sabe que no se darán de inmediato las transacciones por las acciones de la compañía, porque sabe que es un proceso que toma tiempo, el mismo que necesitan para estudiar los grandes proyectos mineros que hoy se están analizando en tierras colombianas.

El oro en Colombia

En el primer trimestre del año, en el país se han producido 12’558.895 gramos de oro, lo que representa 12,5 toneladas del mineral.

De acuerdo con César Díaz, presidente de la Cámara Colombiana de Minería, la producción en el país podría bajar este año en el sector ilegal e incrementarse en el sector legal, debido al férreo control que viene realizando el Gobierno de las minas ilegales. En 2008 la producción alcanzó las 34 toneladas y su valor fue de US$891 millones, en 2009 se incrementó a 48 toneladas y su precio fue de US$1.537 millones. El año pasado subió a 54 toneladas y su valor ascendió a US$2.095 millones.

 

Temas relacionados

 

últimas noticias