Mubarak dejó de comer y sólo ingiere líquidos

Según sus médicos, el depuesto presidente egipcio se encuentra en un "estado agudo de debilidad".

El depuesto presidente egipcio Hosni Mubarak ha dejado de comer y sólo ingiere líquidos, informaron hoy los médicos que le atienden en el Hospital Internacional de Sharm el Sheij, que alertaron sobre su "estado agudo de debilidad".


El director del hospital, Mohamed Fathala, explicó que Mubarak se abstiene de tomar alimentos sólidos y sólo admite líquidos como zumos, por lo que ha perdido mucho peso, en declaraciones recogidas por la agencia estatal Mena.


El expresidente egipcio, de 83 años, se encuentra ingresado en el hospital desde el pasado 12 de abril, cuando sufrió un ataque al corazón durante un interrogatorio judicial.


Mubarak, que renunció a la presidencia el pasado 11 de febrero, está arrestado cautelarmente desde el 13 de abril y está previsto que el juicio contra él empiece dentro de poco más de dos semanas, el próximo 3 de agosto.


Tanto Mubarak como sus dos hijos, Alaa y Gamal, están acusados de abuso de poder y enriquecimiento ilícito, así como de estar implicados en los ataques contra los manifestantes durante la revuelta popular.


Por su parte, el subdirector del centro sanitario, Azem Azam dijo a Mena que un equipo médico le hizo un examen en profundidad del estado de Mubarak y constató que sus órganos vitales están "semiestables".


El detenido sufre una "fuerte depresión, por lo que no tiene deseo de ingerir alimentos", agregó el doctor, quien también informó de que periódicamente se le practican pruebas para constatar el funcionamiento de sus órganos.

Temas relacionados

 

últimas noticias