Mubarak negó haber ordenado asesinato de manifestantes

El exmandatario y sus dos hijos, Alaa y Gamal están acusados de abuso de poder y enriquecimiento ilícito.

El expresidente egipcio Hosni Mubarak negó haber dado órdenes de atacar y asesinar a los manifestantes durante la Revolución del 25 de enero, según una transcripción de los interrogatorios difundida hoy por varios medios egipcios.

“Yo en mi vida he estado implicado en el asesinato de algún ciudadano egipcio tampoco me he apoderado de algún fondo del estado ni he obtenido nada de forma ilegal”, aseguró Mubarak durante su interrogatorio en la ciudad costera de Sharm el Sheij, donde se encuentra hospitalizado.

Las preguntas del investigador de la Fiscalía egipcia y las respuestas del expresidente, que renunció al poder el pasado 11 de febrero tras 18 días de protestas, han sido difundidas hoy en la versión digital de los periódicos Al Dustur y Yum al Saba.

“No tenía información de que las fuerzas de la Policía estaban disparando contra los manifestantes. Mis instrucciones eran claras: no usar el fuego contra los manifestantes, ni tratarlos con violencia o fuerza” , indicó Mubarak.

El exmandatario restó importancia a los primeros días de manifestaciones al asegurar que el 25 de enero eran “grupos pequeños” en El Cairo, en Alejandría y “es posible que en otra parte más”.

“El ministro del Interior me dijo que si (los manifestantes) no respondían serían disueltos con cañones de agua y ese día no se me comunicó ningún herido o fallecimiento” , añadió Mubarak.

Asimismo, aseguró no recordar cuántas manifestaciones hubo los días 26 y 27 de enero y que el 28 le informaron de que eran “grandes” . “Ese día (el 28 de enero) me dijeron que las fuerzas antidisturbios estaban siendo atacadas y que no tenían armas y por eso huyeron y la situación llegó a ser peligrosa” , subrayó.

Por ello, decidió encargar a “las Fuerzas Armadas que ayudaran al Ministerio del Interior a mantener la seguridad y el orden en las calles sin utilizar la fuerza, la violencia o armas”.

“Pedí a las Fuerzas Armadas que intervinieran para normalizar las calles, pero no lo hicieron de la manera requerida y cuando encontré que esta labor era pesada para las Fuerzas Armadas y que no lograron desempeñarla de manera total decidí renunciar al poder”, agregó Mubarak.

El expresidente dijo que el 28 de enero empezó a “cumplir con las demandas de los manifestantes” , al designar un nuevo gobierno y anunciar que ni él ni ningún miembro de su familia se presentarían como candidatos a la Presidencia.

Mubarak insistió en que durante las protestas “la situación era caótica y que ambas partes (manifestantes y Policía) se estaban atacando”
Además, el expresidente negó los cargos que se le imputan de fraude, tráficos de influencias o daño contra los fondos públicos. “No sucedió” , fue su breve respuesta a las preguntas directas del investigador de la Fiscalía.

Mubarak, de 83 años, está arrestado cautelarmente desde el pasado 13 de abril en el hospital de Sharm el Sheij, donde fue ingresado el día anterior tras sufrir un ataque cardíaco durante interrogatorios judiciales.

El exmandatario y sus dos hijos, Alaa y Gamal están acusados de abuso de poder y enriquecimiento ilícito, y se les culpa también de estar implicados en el ataque contra los manifestantes durante la revolución.

 

Temas relacionados

 

últimas noticias