Nace Millonarios F.C.

Los 4.125 inversionistas fundarán oficialmente el nuevo club, que la semana entrante solicitará el reconocimiento deportivo de Coldeportes y luego recibirá la marca, la ficha y los pases de los jugadores de la antigua corporación.

Después de casi año y medio de negociaciones, gestiones y papeleos, por fin hoy se conformará oficialmente Millonarios Fútbol Club, el primer resultado exitoso de la transformación de los equipos profesionales en sociedades anónimas en el balompié colombiano.

La asamblea reunirá en Corferias a los 12 promotores (siete personas naturales y cinco jurídicas) y a los 4.113 inversionistas que compraron acciones en el último mes. Entre ellos se elegirá la junta directiva de la sociedad, que será la encargada, en las próximas semanas, de solicitar ante Coldeportes el reconocimiento deportivo y posteriormente legalizar el traspaso de la marca, la ficha y los derechos deportivos de los jugadores que pertenecían a la antigua corporación.

La plancha que se ha conformado y que será puesta a consideración de los socios está conformada por empresarios, políticos, industriales, ejecutivos y representantes de los promotores y los accionistas minoritarios, entre quienes se destacan María Cristina Mejía, Noemí Sanín, Álvaro Dávila Ladrón de Guevara y Luis Alfredo Caicedo.

El representante legal será Eduardo Silva, la persona de confianza de los socios mayoritarios y quien ha estado al frente del manejo administrativo de Millonarios desde junio del año pasado. Se ratificará al técnico Javier Álvarez como gerente deportivo y al exjugador Nicolás García como su asesor, dados los excelentes resultados de su gestión durante 2011, pues han logrado conformar, con recursos limitados, una plantilla competitiva y unida que lidera la Liga Postobón y la Copa Colombia.

“Ha sido un proceso lento, pero bastante productivo, con un grupo de gente que ha trabajado detrás y que ha puesto el corazón. Básicamente estamos cumpliendo con lo que exige la ley en todos los aspectos y manejando responsablemente la parte financiera”, explica Eduardo Silva, quien insiste en que el nuevo club apenas se está empezando a construir.

Así será el equipo

En la parte deportiva ya se han trazado algunos derroteros que deberán seguir no solamente quienes sean los directivos del club, sino también los integrantes de los cuerpos técnicos y las plantillas de jugadores.

“Queremos resultados lo más pronto posible, pero nos hemos fijado un plazo máximo de dos años para pelear el título. De ahí en adelante la idea es estar siempre entre los cuatro mejores y clasificar al menos a un torneo internacional por año”, cuenta Nicolás García, quien llegó al club cuando tenía 10 años y se fue después de un corto paso por el equipo profesional.

“También aspiramos a tener mínimo un jugador en la selección de mayores y varios en las Sub 20, Sub 17 y Sub 15. En el primer equipo queremos consolidar al menos dos futbolistas por temporada”, agrega el administrador de empresas bogotano, uno de los encargados de que las brechas salariales en el plantel se hayan cerrado.

Existen muchos más proyectos que se van a cristalizar en el futuro próximo, como la implementación de procesos educativos en las divisiones menores, un agresivo plan de mercadeo de la marca y la consecución, primero en arriendo y luego en compra definitiva, de una nueva sede deportiva, pues la del kilómetro 14 de la Autopista Norte seguirá siendo propiedad de la antigua corporación.

En la asamblea de hoy, además, se presentará el nuevo escudo, que mantiene su imagen original, pero en lugar de las 13 estrellas encima tendrá un borde de color dorado.

El 29, asamblea del ‘viejo’ Millos

Los asociados de la Corporación Club Deportivo Los Millonarios,  es decir, los antiguos propietarios del equipo, tendrán su asamblea general el próximo viernes 29 de abril.

En esa reunión José Roberto Arango, quien fue el presidente encargado del proceso de venta, presentará un informe de su gestión y entregará el cargo. Esa entidad, que negoció la ficha en Dimayor, la marca Millonarios y los derechos deportivos de los jugadores con la sociedad anónima Azul & Blanco, tendrá que buscar un nuevo nombre para funcionar, si es que sus integrantes deciden mantenerla.

Esa corporación sigue siendo propietaria del Lote Fontanar, con cuya venta se espera cancelar algunas deudas pendientes.

Temas relacionados