Nadal vuelve a sufrir en Roland Garros

Esta vez el número uno del mundo la tuvo difícil ante su compatriota Pablo Andujar.

Rafael Nadal volvió a mostrar lagunas, indecisiones y fallos pero salió adelante y venció a Pablo Andujar, en el duelo entre españoles, por 7-5, 6-3 y 7-6 (4), después de remontar un 1-5 (0-40) en el tercer set, para alcanzar la tercera ronda de Roland Garros.

La brecha mental que ha abierto el serbio Novak Djokovic, ganando cuatro veces a Nadal este año, y sobre todo las dos de tierra de las finales de Madrid y Roma, parece haber dado alas a los demás jugadores del circuito que ahora ven en el de Manacor un fruto a su alcance.

En tierra, Nadal inspiraba terror antes, nada más verle aparecer por la parte del cuadro, pero el estadounidense John Isner confirmó el martes que el de Manacor era humano en Roland Garros al forzarle por primera vez en la historia a disputar cinco sets en París, y sobre todo a sufrir en primera ronda.

Ahora Andujar, 48 del mundo esta semana, campeón júnior de dobles de Roland Garros en 2004, ganador de su primer torneo este año en Casablanca, sobre tierra, trajo a maltraer al número uno del mundo infligiéndole un fenomenal desgaste, con intercambios de hasta 25 golpes.

Pero el de Cuenca fue incapaz de convertir los ocho puntos de set que dispuso en el tercer parcial, y ahí se le escapó la gran oportunidad de su vida de vencer al “monstruo”.
 
La pista Suzanne Lenglen, la segunda de importancia de Roland Garros, tradicionalmente más lenta, fue testigo del duelo entre los dos españoles, arbitrado en la silla por otro compatriota, Enric Molina, y que se llenó por un público ávido por comprobar si Nadal seguía tocado anímicamente tras su partido ante Isner.

Nadal estuvo abajo 1-5 (0-40) en esa manga, y Andujar no supo aprovechar sus ocasiones. Jugó bien el discípulo de José Aparisi, atinado a las líneas, serio y constante, pero sin la mordiente necesaria para hacer presa en un Nadal, que ahora parece más vulnerable.

Además, Andujar falló golpes cruciales cuando tenía todo a favor, como un remate a dos metros de la red que hubiera marcado su novena oportunidad de set, y una dejada a menos distancia, después de un gran punto, que hubiera significado el 5-5 en el desempate.

Nadal no perdonó y aprovechó su primera oportunidad, con un fallo de su rival para colocarse en tercera ronda. Ahora se enfrentará con el croata Antonio Veic, 227 del mundo, procedente de la fase previa, que derrotó al ruso Nikolay Davydenko, 28 favorito, semifinalista en 2005 y 2007, por 3-6, 6-2, 7-5, 3-6 y 6-1.