Naranjo advierte de relación de EPS con bandas criminales

El director de la Policía dijo que se trata de acciones individuales y no de las empresas como tal.

El director de la Policía, general Óscar Naranjo, advirtió este lunes que se han detectado relaciones entre funcionarios del sector de la salud y las bandas criminales que operan en el país.

Naranjo dijo que se conocerán decisiones en los próximos días resultado de intensas investigaciones que se vienen realizando alrededor de lo que se ha denominado como el "carrusel de la salud".

Lo que sí advirtió el alto oficial es que no se ha detectado un compromiso o involucramiento directo de alguna empresa en su conjunto con las bandas criminales, pero sí de algunos de sus funcionarios, que actúan delincuencialmente de manera individual.

Naranjo dijo que las pesquizas en el sector se mantienen y que se ha detectado una especie de alianza entre las bandas y funcionarios de las EPS en la toma de decisiones similar al mecanismo que se utilizó para permear la política, especialmente en la costa norte del país.

Estas investigaciones se producen después de que el jueves pasado el Gobierno decidiera intervenir por irregularidades financieras la mayor empresa de servicios sanitarios de Colombia, Saludcoop, que tiene cuatro millones de afiliados.

La intervención de Saludcoop afectó a todas las propiedades y negocios de esa empresa, la más grande EPS, como se denomina en Colombia a las empresas privadas que prestan servicios de salud a los ciudadanos mediante contratos con el Estado y suplen de esa manera a la Seguridad Social, y que son distintas a las que dan seguros médicos privados.

Ese sistema se derivó de la privatización del sector público de la salud en 1993, cuando quedaron en manos del Estado únicamente los servicios médicos dirigidos a las personas de muy bajos recursos.

Hace dos semanas, la Contraloría General advirtió que las irregularidades halladas en Saludcoop iban a causar un detrimento patrimonial al Estado.

La intervención a esta EPS sigue al descubrimiento de un desfalco millonario en el sector de salud del que el presidente, Juan Manuel Santos, informó el pasado 2 de mayo.

El Estado colombiano aporta a la salud un 6 por ciento del producto interior bruto (PIB), más de 15.500 millones de dólares, fondos que en buena parte van dirigidos al pago de los contratos con esas empresas privadas.