'Neco' Martínez: 'Tenemos armas para ganar'

El arquero colombiano habla del juego de este domingo contra Bolivia.

Seguro que alguna vez usted escuchó aquel chascarrillo que suelen hacer las abuelas a los chicos que arañan los dos metros: “¿Cuánto frío hace por allá arriba?”. No hay dudas de que Luis Enrique Martínez, de 191 centímetros, oyó aquel cuento. El tema es que aquí, en el Litoral argentino, la baja temperatura se siente arriba, abajo y en todos lados. Pero a  Neco, cuyo apodo tiene que ver con Necoclí, su lugar en el mundo, no le tiembla el cuerpo. Y mucho menos las manos. De hecho, en los dos partidos que jugó con la selección de Colombia no recibió goles. Lleva 180 minutos con el arco virgen. Y eso que, cuando aterrizó hace 13 días en este país, sólo pensaba ponerse los guantes para hacer más tolerable esta ola polar que sacude el territorio argentino desde Ushuaia a la Quiaca.

Lógico, este antioqueño que el mes que viene cumplirá 29 años era el arquero suplente de Hernán Darío Gómez. Sin embargo, la fractura en el tabique que sufrió David Ospina 48 horas antes del debut ante Costa Rica le abrió las puertas de la titularidad. Entonces, el número uno campeón con el Once Caldas asumió el desafío. Y aunque en el primer partido casi no tuvo trabajo, respondió con solvencia ante Lionel Messi, Carlos Tévez y compañía; con tres atajadas claves, en especial la que le tapó a Ezequiel Lavezzi, mano a mano, cuando promediaba el primer tiempo. Lo hizo con la canilla derecha, rápido de piernas y súper atento.

De carrera nómada, Martínez debutó hace una década y pasó por seis clubes: Atlético Huila, Envigado, Santa Fe, Sakaryaspor, Vestel Manisaspor (ambos de Turquía) y Once Caldas. En todos mostró su jerarquía y algo del reflejo de su espejo, Óscar Córdoba. “Soy un arquero que siempre admiró a Óscar. Justamente estuve tres años en Turquía por recomendación de él. Trabajé con humildad, callado y poco a poco me fui ganando el cariño de la gente y un puesto en la selección. Es un largo proceso. Y voy a seguir luchando”, puntualiza.

¿Esperaba esta oportunidad de ser titular? ¿Le cayó del cielo?

Cuando yo llegué acá, sabía que venía como alternativa, respetando siempre la posición de mi compañero por delante. La verdad, fue una bendición, más allá de la lesión de David. No esperaba que me tocara jugar, porque delante de mí estaba Ospina. Lastimosamente, no pudo atajar. Entonces, hay que cogerle, hay que morder. Y, bueno, acá estoy, sin excusas, aprovechando esta posibilidad que se me dio de jugar.

Sonríe Martínez, quien estuvo en los planes de Boca Juniors, nada menos, antes de que contrataran a Agustín Orión, portero de Estudiantes de La Plata. Está en la cancha de Unión de Santa Fe, previo al entreno, y deja sus sensaciones sobre esta Copa América que tiene a la tricolor primera en el Grupo A, la zona del anfitrión, y con la ilusión de llegar bien lejos en esta competencia continental: “Los colombianos se tienen que quedar tranquilos porque vamos a dar lo máximo de nosotros por esta camiseta y lograr la clasificación a los cuartos”.

En las últimas prácticas se le vio muy cerca de usted a ‘Pacho’ Maturana, ¿le dio algunos consejos?

Me regaló un elogio, me dijo que tuve la personalidad suficiente para jugar con el grupo, aunque no estaba previsto que fuera titular. Y me recalcó que siempre hay que tratar de salir con los marcadores centrales, que es algo clave.

¿Y qué le dice ‘Bolillo’ a usted y al resto de los arqueros?

Nos pide seguridad. El dice que un arquero seguro le brinda mucha tranquilidad al equipo y eso es lo que siempre manifiesta, que un portero no puede ponerse nervioso, que tiene que estar atento.

El año pasado, durante el Mundial, se habló mucho de la pelota. ¿Cómo  está tratando este balón a los porteros?

Es muy parecido al que se usa en la Copa Libertadores. Por suerte, ya estoy acostumbrado. Hay que sacarla como sea. Para el costado o para el frente, pero siempre con rebotes largos. Mientras que no entre, vale todo.

¿Cómo se prepara para el partido con Bolivia?

Con mucha responsabilidad. Tratando de jugar de la misma manera que lo hago en el club, tranquilo, esperando estar a la altura de este compromiso. Voy a intentar responder a los balones que lleguen y ser fuerte en el juego aéreo, que será fundamental.

¿Le conviene empatar a Colombia?

Yo digo que siempre sirve sumar. Pero ganando nos aseguramos el primer puesto sin depender de lo que pase entre Argentina y Costa Rica. Entonces, es mejor depender de nosotros mismos. Somos conscientes de que nos jugamos la clasificación.

Bolivia perdió dos jugadores por expulsión y van a estar necesitados de ganar. ¿Cree que va a tener trabajo?

Habrá que prestar atención porque ellos están obligados a ganar. Pero nosotros tenemos armas de mitad de cancha en adelante para poder vencerlos. Y los que estamos atrás tenemos que tratar de sostener el cero.

¿Le llamó la atención la paridad de resultados que se dieron en los primeros partidos de este torneo?

Individualmente hay equipos que marcan la diferencia. Pero todos corren y juegan, entonces por eso está tan parejo.

¿Hasta dónde puede llegar Colombia en esta Copa?

Hay que tratar de llegar lo más lejos posible, paso a paso.

 

últimas noticias

Los jóvenes se tomaron la Vuelta a Colombia

Los jóvenes se tomaron la Vuelta a Colombia

Fabian Puerta, positivo en control al dopaje