Niño viaja de Bolivia a Chile escondido en camión

El pequeño se escondió en el chasis porque quería reencontrarse con su madre.

El niño boliviano que viajó a Chile por error tras esconderse en el chasis de un camión en su intento por reencontrarse con su madre, en un tortuoso viaje de más de 500 km, sin comida y bajo temperaturas extremas, retornó a su país y en breve será entregado a su mamá.

"Volveré algún día con mi mamá", dijo a la prensa el niño, identificado como Franklin Vilca, antes de abordar el bus que lo trasladó el viernes por la noche de retorno a Bolivia, según ordenó un tribunal de la ciudad de Iquique, 1.800 km al norte de Santiago.

"El niño volvió el viernes por la noche a Bolivia en un bus de transporte internacional de pasajeros acompañado de dos funcionarios, quienes lo llevarán hasta la ciudad de Cochabamba, donde será entregado a su madre", confirmó a la AFP, Raúl Ruiz, cónsul de Bolivia en Iquique.

El Consulado de Bolivia en Iquique se hizo cargo del menor y gestionó el retorno del menor al país junto al Servicio Nacional de Menores (sename) de Chile, agregó Ruiz. Franklin vivía en la ciudad boliviana de Oruro junto a su padre y su hermano mayor, pero se fugó hace una semana, con el fin de reencontrarse con su madre, quien purgaba una pena en una cárcel de la localidad de Cochabamba por tráfico de sustancias controladas para la elaboración de droga, explicó Ruiz.

La mujer había cumplido la sentencia hace tres meses y trabajaba en el área rural de Cochabamba, hecho por el cual se encontraba lejos de su hijo.

Franklin se subió a un camión escondido en una caja de herramientas, para cumplir su cometido, pero sin saberlo, inició un viaje que lo llevó hasta Chile en una ruta ubicada a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar por el altiplano, una agreste zona donde se presentan extremas temperaturas.

Tras un recorrido de más de 500 km y sin haber recibido comida ni bebida, el menor llegó hasta Chile donde fue recogido por Margarita Flores quien lo entregó a la policía, pero un juez de la ciudad de Iquique decidió que la mujer lo tuviera durante se resolviera su retorno a Bolivia.

Franklin se encontraba en buenas condiciones físicas, según constató el Consulado de Bolivia, gracias a los cuidados de Flores quien lo tuvo bajo su cobijo durante una semana y que se despidió entre lágrimas.

"Como no voy a estar triste si fue un integrante más de la familia. Me despedí del niño muy afectada", afirmó la mujer, tras despedirse del niño quien será entregado en Bolivia a su madre Zenobia Huanaco.

"Le pedí a su madre que lo cuide y que no lo abandone más", agregó Flores, quien se comunicó vía telefónica con la madre de Franklin, antes de su retorno.

Franklin fue acompañado por un funcionario del Servicio Nacional de menores (Sename) de Chile hasta la frontera con Bolivia.

Desde ahí, el niño viajó junto a la abogada boliviana, María Velancia, representante del Servicio Departamental de Gestión Social de Cochabamba, quien llegó hasta Iquique para trasladar al menor ya que la madre no pudo recogerlo debido a una orden de arraigo en su contra que le impidió salir de Bolivia.

Temas relacionados