Niños dicen "abuelo" primero que "papá"

Una investigación de la Universidad Nacional revela una transformación del lenguaje debido al cambio de la estructura familiar.

Las primeras palabras de los niños colombianos ya no son “papá” y “mamá”, sino “mamá” y “abuelo”. Así lo reveló un estudio realizado por el Departamento de la Comunicación Humana y sus Desórdenes de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional que estudió el caso de 850 familias con niños entre 8 y 30 meses.

Los investigadores señalaron que, después de “mamá”, la palabra “abuelo” es la que más rápido aparece en el lenguaje, seguida por “agua” —un vocablo que los niños usan para designar cualquier tipo de alimento—.

La sorpresa fue causada por el lugar que ocupa la palabra “papá”, que aparece sólo en cuarta posición, un hecho que se puede explicar por la estructura de las familias colombianas, según los investigadores.

“Al parecer, hoy en la vida de los niños están más presentes los abuelos que los padres y el cambio en la estructura familiar también ha impuesto una transformación en el lenguaje”, explicó María Fernanda Lara, doctora en ciencia cognitiva y lenguaje.

Los investigadores señalaron además que los niños en fase de desarrollo del lenguaje cuentan con mayores habilidades de expresión cuando están rodeados por otros infantes y por adultos que se comunican con ellos.

El estudio revela, por ejemplo, que un niño que comparte ocho horas diarias con una niñera que no le habla tendrá más dificultades para expresarse que los demás.

“También se encontró que los niños cuyas madres cuentan con mayor nivel educativo desarrollan mejores habilidades de lenguaje. Esto se debe a que las progenitoras tienen más recursos lingüísticos y de vocabulario para dirigirse a sus hijos”, explicó Lara.

“En la misma línea, la televisión o la música para bebés tampoco es garantía de que los niños desarrollen buenas habilidades de comunicación. El lenguaje se aprende a través del mismo lenguaje”, añadió.

De acuerdo con el estudio, esto explica que los niños que tienen hermanos —sobre todo los que vienen en segundo lugar— tengan más facilidades para desarrollar el lenguaje que los hijos únicos, debido a que están permanentemente rodeados por otros infantes y que pueden intercambiar verbalmente con ellos.

Temas relacionados