Niegan nueva tutela que buscaba anular proceso disciplinario a Iván Moreno

Pese a la negativa del senador de hacer parte del proceso, el procurador Ordóñez reanudó la audiencia de juicio disciplinario.

El suspendido senador Iván Moreno Rojas perdió una nueva batalla jurídica en contra del procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado, luego de que el Consejo Seccional de la Judicatura de Bogotá le hubiera negado la tutela a través de la cual buscaba que se decretara la nulidad de todo lo actuado dentro del proceso disciplinario que se adelanta en su contra por el carrusel de la contratación distrital.

La Sala Disciplinaria consideró que no era de recibo, como lo alegaba el accionante, queel parlamentario del Polo Democrático Alternativo no hubiera tenido la oportunidad de defenderse técnica y materialmente en debida forma, toda vez que en la instalación de la audiencia el Ministerio Público concedió esa posibilidad al disciplinable.

Entre tanto, el investigado declaró públicamente su intención de no hacer parte del proceso, al dirigirle una acta al jefe del ente de control en la que le señala que no tiene la intención de integrar el juicio disciplinario.

La Procuraduría retomó el proceso este martes, al reiterar las motivaciones que llevaron a la apertura del expediente, cual es la presunta exigencia de comisiones  por parte de Moreno Rojas a los empresarios Nule, a cambio de garantizarles un trato preferencial como contratistas del Distrito.

Aparentemente, estaba interesado en la cesión exclusiva del manejo de ciertas áreas ubicadas en la ruta Girardot – Bogotá, que serían administradas por su esposa Lucy, inmersa en negocios relacionados con la comercialización de gasolina.

Según la investigación, el suspendido senador y los confesos autores de este millonario peculado se reunieron en un establecimiento público de Miami, Estados Unidos, en el primero les planteó este requerimiento, para favorecerlos en la concesión del mantenimiento de la malla vial de Bogotá.

Además, dicen los exempresarios, el dirigente les solicitó una participación del 6 % del valor total del contrato de la Fase Tres de Transmilenio, a fin de hacer uso de su capacidad de influencia en el Distrito, acto este que tendría por finalidad garantizar la concesión en su favor.

En seciones que han superado las 12 horas de duración, el abogado Jaime Araújo Rentería ha intentado desvirtuar la veracidad de estos señalamientos, aduciendo que se trata de la materialización de una estrategia de guerra política surgida en el Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, para enlodar a los contradictores del Gobierno Nacional.