'Ningún personaje es pequeño': Rafael Amaya

El actor habla de su participación como el Güero Dávila en la exitosa serie mexicana, de cómo asume las muertes de sus personajes y de por qué no volverá a la música.

¿México se anima a producir series sobre narcotráfico al ver el éxito que éstas tuvieron en Colombia?

No creo. Lo que pasa es que es un fenómeno por el que ahora está pasando el país y es lo que quiere ver la gente.

¿En qué se basa el éxito que ha tenido ‘La reina del Sur’?

Es una historia que se concentra en una atmósfera hostil, gobernada por hombres, donde vive una mujer que quiere salir adelante. Además mantiene la idea de desarrollar una historia de amor en medio del difícil mundo del narcotráfico.

¿Y a usted qué le gusta de la producción?

Me gusta que a la gente le guste, que dieron en el clavo porque la gente la está viendo mucho. Esta es una producción de calidad y también un llamado para que los productores identifiquen qué tipo de temáticas son exitosas.

¿Qué tal fue trabajar junto a Kate del Castillo?

Es muy fácil trabajar con una persona talentosa y disciplinada. Ella respeta este oficio, ensayábamos mucho y por eso es una serie que se ve muy natural.

¿En qué se parece usted al Güero Dávila?

En lo juguetón, en lo enamoradizo y en que soy del norte de México.

¿Aprendió algo de aviación con este papel de piloto?

Que hay que volar con cuidado, sobre todo sobre aires difíciles.

¿Qué le queda de ‘La reina del sur’ como profesional?

La satisfacción de trabajar en un proyecto exitoso. Y reafirmar que hay buenas ideas, hay mucho talento, pero faltan recursos e infraestructura para producir. También que ningún personaje es pequeño y que algunos hacen la diferencia,

¿Hay algo que le disguste de las producciones basadas en la temática del narcotráfico?

Sé que hay que tener mucho cuidado al tocar el tema, porque puede malinterpretarse y también abusar de él hasta agotarlo.

¿Tiene idea de cuántas personas mueren en esta serie?

No. Pero me hace pensar algo... nos hemos acostumbrado a ver en la televisión muertes y balaceras, pero es un dato curioso ver cómo en México no censuraron la muerte de ninguno de los personajes, pero sí el beso que se da la protagonista con otro personaje en la cárcel, ¿por qué dejar las muertes explícitas y censurar un beso entre mujeres?

Y usted, ¿cuántas veces ha muerto en escena?

No las he contado, pero han sido varias.

¿Le cuesta matar a un personaje?

No. Existen situaciones que hay que asumir, recurres a la imaginación, te entregas y asumes que es el fin de tu personaje.

¿Dónde dejó la música?

En el iPad. Le dejé la música a la gente que sabe de música, ese es un capítulo cerrado, y dejarla atrás fue parte de mi evolución. Hay gente con mucho talento y que canta más bonito. A mí pregúntame por actuación.

¿A qué dedica el tiempo libre?

A leer guiones y cuentos, y a ver cine.

La última película que vio y que recomendaría.

Encontré al diablo, una película coreana muy buena, dirigida por Kim Jee-woon.

¿Qué le gustó de su paso por Colombia con el rodaje de ‘La reina del sur’?

Más que de los lugares, me impactó su gente, me encantan los colombianos.

Y algún sabor colombiano...

El del arequipe y la bandeja paisa, que la probé la noche que llegué y no pude dormir en tres días.