No sólo el invierno paró las obras

Mientras que el sector de obras civiles cayó 11,5 %, la construcción de vivienda y edificaciones creció 4,1 %. Con la nueva Ley de Megaproyectos, el país podrá construir 250 mil viviendas por año.

El anuncio del Dane sobre la caída de 4,5% del Producto Interno Bruto (PIB)   en el sector de la construcción dejó “de una sola pieza” a los constructores de edificaciones, que si bien saben que esta medición incluye las obras civiles, no se acostumbran    al mensaje negativo que se manda al mercado.

Así lo cree el presidente (e) de Camacol, Camilo Congote, quien considera que se debería separar la medición de construcción de edificaciones (que incluye vivienda, oficinas, bodegas y hoteles) de la de obras civiles (que abarca carreteras, puentes, puertos, hidroeléctricas).

Si bien en otras ocasiones fueron las obras civiles las que le dieron la mano en las cifras al sector de edificaciones, cuando éste vivía una mala hora, el gremio considera que se deben separar.

En el primer trimestre de 2011, el valor agregado del sector de la construcción cayó 4,5%, respecto al mismo período de 2010; sin embargo, este resultado obedeció a la caída de obras civiles en 11,5%, mientras que las  edificaciones crecieron 4,1 %.

El resultado negativo del sector distrae al mercado, todavía  más cuando la construcción es una de las locomotoras del Gobierno para el fortalecimiento de la economía, explica Congote.

Por su parte, el presidente de la Cámara Colombiana  de Infraestructura, Juan Martín Caicedo Ferrer, ya había anunciado que el cambio en el modelo del Ministerio de Hacienda para desembolsar los recursos de los contratistas, conocido como Sistema de Integración de Información Financiera (SIIF), iba a causar problemas en el sector.

El bajonazo en las obras civiles obedece a dos situaciones. La primera tiene que ver con la implementación del  (SIIF), que  retrasó el pago de los contratistas en cinco meses y que aún no se ha solucionado, situación que ha impactado negativamente el avance o inicio de obras. Y el otro  es  el invierno, que  ha impedido la ejecución de los trabajos.

De acuerdo con el director de Invías, Carlos Rosado, la caída en obras civiles obedeció a la fuerte ola invernal que impidió el desarrollo de nuevas obras en la red vial nacional y en la recuperación de las numerosas carreteras que resultaron afectadas.

Congote sostiene que el sector de edificaciones creció 4,1% frente al mismo período del año pasado, cuando alcanzó una cifra de 1,1%.

El dirigente gremial considera que el sector de la construcción de edificación seguirá creciendo, siempre y cuando se mantengan los subsidios a las tasas y a la aplicación de la Ley de Megaproyectos, lo que permitirá adicionar tierra para la construcción de 250 mil viviendas al año.

Además, sostiene que la renovación también permitirá incrementar el número de viviendas en Bogotá y otras ciudades del país.

En cuanto a Vivienda de Interés Social (VIS), Congote señaló que  tuvo buen comportamiento, pero que la Vivienda de Interés Prioritario (VIP) tuvo dificultades por falta de subsidios.

En materia de hoteles, Cartagena y Bogotá fueron las ciudades que más jalonaron el crecimiento del sector. Y en oficinas, pese a que todavía hay  un stop, se están construyendo espacios de 1.000 metros para arrendar. Lo mismo ocurre con las bodegas.

Por su parte, Sandra Suárez Ramírez, presidente de Camacol Bogotá, señaló que la caída en obras civiles, especialmente en Bogotá, obedeció a  problemas de contratación. También anotó que por el invierno no se ha podido definir cuáles y cuándo se iniciarán las obras de reconstrucción de las vías afectadas por la temporada de lluvias. Así mismo, recalcó que en época preelectoral se produce un frenazo en la contratación.

La directiva señaló que están tranquilos con el crecimiento de edificaciones y viviendas, que si bien fue inferior al 9 % del último trimestre del año, la cifra de 4,1 % es buena y mejorará con la nueva Ley de Megaproyectos.

En relación con las  licencias de construcción, el área aprobada presentó un aumento de 66,4% frente al primer trimestre del año pasado, sostiene el informe del Dane. (Ver gráfico).

Igualmente, el reporte por tipo de edificación indica  que   las licencias de vivienda crecieron 79,3%, mientras que  las de edificaciones no residenciales aumentaron 35,6%.