"No salimos mal librados en IPC"

La buena noticia de que las lluvias de abril no afectaron el precio de los alimentos, podría aguarse este mes por un asunto de medición.

Aunque el resultado de la inflación de alimentos para abril no era el esperado por los analistas, debido a las pérdidas que las lluvias y las inundaciones han causado en el campo, el recrudecimiento de la ola invernal en la última semana del mes pasado le traerá la cuenta de cobro al próximo dato del Índice de Precios al Consumidor (IPC) el cual fue de -0,04% para productos alimenticios el cuarto mes de 2011.

Después de llegar a Medellín para analizar los estragos causados por el invierno en Antioquia, el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo Salazar, le contó a El Espectador que pese a los inconvenientes causados por las lluvias, hay alimentos suficientes.

¿Cómo se puede analizar el dato de inflación de abril si se esperaba lo contrario?

Se puede analizar en el sentido de que unos precios sí subieron y otros bajaron. Los que aumentaron son por ejemplo las frutas, que tuvieron un efecto muy evidente por la ola invernal. Otros disminuyeron porque los agricultores se apresuraron cuando vieron que arreciaba el invierno para sacarlos a los puestos de mercado. Otro punto que hay que mirar es que parece ser que estas encuestas mensuales no consideran la última semana.

Esta última fue en la que más hubo recrudecimiento del invierno y eso se nos va a reflejar en mayo. De todas maneras no ha habido un desabastecimiento de alimentos y, por lo tanto, no estamos saliendo mal librados en cuanto a inflación en la ola invernal.

La gente se pregunta dónde está mercando el DANE. La última semana no la consideran…

Es una semana corrida; la última de cada mes la percibe el mes siguiente. El DANE no es que merque; hace una medición con unas metodologías bastante científicas de precios.

¿Prevé que para mayo las cosas cambien si el invierno sigue así?

Sí claro. El recrudecimiento del invierno que tiene lugar en los últimos días va a dar un reflejo importante en mayo. Lo que sí muestra es que la inflación no se está disparando por la ola invernal. Algunos productos sí, pero no el conjunto de la canasta de alimentos.

En las centrales de abasto, arveja y cebolla estaban elevados...

En algunas ciudades las alzas son más fuertes, en otras mucho menos. Eso depende de qué tanta afectación tiene cada comarca, cada región por el problema de las carreteras. El monitoreo semanal de estos informes es lo que muestra el DANE, que fue satisfactorio.

Se habló de importar alimentos de Venezuela, ¿en qué va eso?

La situación en Cúcuta se ha normalizado un poco, no mucho, pero ya se destapó una de las carreteras. El último informe que tuve es que ha mejorado un poco el abastecimiento de alimentos y algunas grandes cadenas nacionales los han estado llevando por vía aérea desde el interior para surtir sus almacenes.

¿A cuánto puede llegar la factura que le pasó el invierno al sector agrícola?

Las cifras que se siguen manejando indican que tenemos aproximadamente un millón de hectáreas afectadas en mayor o menor cantidad, 700.000 inundadas y cerca de 300.000 de ladera. Se han dañado cerca de 13 millones de metros cuadrados de infraestructura agropecuaria en este invierno. Las pérdidas son incalculablemente grandes y son de varios billones de pesos.