No se cancelará semestre en U. de la Sabana

"Podemos garantizar que no se cancelará el semestre y que aunque el campus está inundado, la universidad sigue viva".

Con estas palabras respondió ayer José Obdulio Velásquez, rector de la Universidad de la Sabana, al norte de Bogotá, cuando lo cuestionaron por el futuro de las clases en esta institución, que está inundada luego del desbordamiento del río Bogotá.

Luego de una reunión extraordinaria del consejo académico, celebrada ayer en la mañana, Velásquez explicó cómo será el retorno a la normalidad académica: “La Facultad de Medicina tiene la capacidad de empezar clases mañana mismo en la clínica universitaria, que no tiene peligro de inundación. El Inalde —la Escuela de Dirección y Negocios— está operando con toda normalidad en la sede de Bogotá. Y así, cada facultad irá elaborando un plan de horarios para iniciar clases lo antes posible, con la colaboración de instituciones amigas que nos han ofrecido sus aulas”.

Velásquez explicó también cómo se están desarrollando las obras para normalizar la situación. Dijo que su prioridad es el restablecimiento del jarillón: “Si el clima lo permite, esperamos que en máximo unas 48 horas esté cerrado el boquete”. El paso a seguir es el proceso de desagüe y para esto Velásquez asegura que “tenemos una gran capacidad, muchas empresas nos han ofrecido bombas de gran calado”. Y una vez esté seco el campus, sigue la labor de salud ocupacional y prevención de enfermedades. “Eso sí requiere un tiempo considerable. En unas dos semanas podríamos saber qué plazo va a tomar”. Todavía no se ha calculado el monto de las pérdidas.