Noble: sigue el misterio

El origen de Marcela y Felipe Noble Herrera, hijos adoptivos de Ernestina Noble, la dueña del poderoso grupo Clarín, el más poderoso grupo multimedia de Argentina, sigue siendo un misterio.

Los resultados de las pruebas de ADN, ordenadas por un juez a petición de las familias Lanoscou-Miranda y Gualdero-García, dieron negativo. Estas familias pidieron las pruebas hace cuatro años para determinar si los Noble Herrera son hijos de desaparecidos durante el régimen de facto. El cotejo proseguirá ahora con las muestras de ADN de otros familiares de desaparecidos conservadas en el Banco Nacional de Datos Genéticos de Argentina, según indicaron fuentes judiciales citadas por la agencia oficial Télam.

Marcela y Felipe Noble Herrera se presentaron el pasado 24 de junio en el hospital Durand de Buenos Aires para someterse voluntariamente a la extracción de sangre, luego de negarse a ello por años. Los hermanos Noble, que aseguran que su adopción fue legal, denunciaron sentirse víctimas de una “persecución” y “presas” de los “ataques” del Gobierno de Cristina Fernández, enfrentado con Clarín.

Las Abuelas de Plaza de Mayo sostienen que hay sospechas de que ambos jóvenes, que no tienen lazos de sangre entre sí, pueden ser hijos de desaparecidos cuyos perfiles genéticos fueron aportados por familiares que buscan a niños apropiados ilegalmente durante la dictadura (1976-1983). Se calcula que unos 500 bebés fueron robados a sus padres durante la dictadura militar en Argentina, que causó la desaparición de unas 30.000 personas, aunque más de un centenar de estos niños logró recuperar su identidad.

Temas relacionados