'Nuestro cubrimiento cultural es lamentable'

Después de ocho años de salir de circulación, 'Víacuarenta' renace en Barranquilla. Su director es un poeta amante del río Magdalena.

¿Por qué resucitar a ‘Víacuarenta’?

Porque no tenemos revistas suficientes en el Caribe colombiano; porque la vía 40 es una vía emblemática de la ciudad; porque es la vía que al mismo tiempo nos acerca y nos separa del río.

¿Qué implica hacer una revista en Barranquilla?

Implica al mismo tiempo un dolor de cabeza y un placer, pero también interpelar a la ciudad con otras ideas, con otras lecturas.

¿Puede un poeta hacer periodismo?

El periodismo que hacen los poetas suele ser a veces el mejor. Allí están García Márquez, Rojas Herazo o Kapuscinski.

¿Cuál es la mejor revista cultural actualmente en Colombia?

Mi preferida es y seguirá siendo El Malpensante.

¿Qué tiene ‘Víacuarenta’ que no lo tenga ninguna otra revista?

Probablemente la constatación de una noción Caribe algo diferente. Quizás una cierta elegancia espiritual ajena al consabido estereotipo que circula en los medios.

¿Cómo definiría el cubrimiento de cultura en Colombia?

Lamentable.

¿Qué busca como editor?

Dejar la constancia de un criterio cultural.

¿Por qué vale la pena una revista cultural hoy en día?

Porque resultan siendo un burladero para escapar de la tontería masiva y lo siempre previsible.

¿Piensa que una revista hecha en la periferia podría tener impacto nacional?

Depende de la revista porque la vía 40 es una vía emblemática de la ciudad; porque es la vía que al mismo tiempo nos acerca y nos separa del río.

¿Qué implica hacer una revista en Barranquilla?

Implica al mismo tiempo un dolor de cabeza y un placer, pero también interpelar a la ciudad con otras ideas, con otras lecturas.

¿Puede un poeta hacer periodismo?

El periodismo que hacen los poetas suele ser a veces el mejor. Allí están García Márquez, Rojas Herazo o Kapuscinski.

¿Cuál es la mejor revista cultural actualmente en Colombia?

Mi preferida es y seguirá siendo El Malpensante.

¿Qué tiene ‘Víacuarenta’ que no lo tenga ninguna otra revista?

Probablemente la constatación de una noción Caribe algo diferente. Quizás una cierta elegancia espiritual ajena al consabido estereotipo que circula en los medios.

¿Cómo definiría el cubrimiento de cultura en Colombia?

Lamentable.

¿Qué busca como editor?

Dejar la constancia de un criterio cultural.

¿Por qué vale la pena una revista cultural hoy en día?

Porque resultan siendo un burladero para escapar de la tontería masiva y lo siempre previsible.

¿Piensa que una revista hecha en la periferia podría tener impacto nacional?

Depende de la revista y depende de ciertas condiciones de circulación y distribución. Pero no tengo dudas de que sí podría lograrse ese impacto.

¿Cómo concibe  la crítica cultural?

Es absolutamente necesaria, y es una lástima que no la tengamos.

¿Cuál es su mayor recompensa?

El placer personal de hacer las cosas. Disfrutar los fracasos y padecer los aciertos.

Un sueño aún no cumplido...

Dirigir una big band de jazz.

¿Qué le significa el río Magdalena?

Este río es el gran olvidado político de la vida nacional. Por eso ya estamos sintiendo el poder de su venganza.

Una autocrítica.

Soy demasiado disciplinado en el pesimismo.

Una metáfora que se le venga ahora a la cabeza.

Ítaca. Metáfora de la ciudad que todos llevamos dentro.

Su palabra favorita.

“PoeMaRío”.

¿Se pueden hacer cambios políticos desde la cultura?

De eso estoy convencido. Todo cambio es cultural, si no, no es cambio.

¿De qué se siente más orgulloso?

De todo cuanto he vivido y que todavía no he escrito.

¿Qué proyecto tiene en mente?

Una tesis de maestría sobre el río y una novela.

¿Qué artistas colombianos no han tenido el reconocimiento que merece su obra?

Gustavo Ibarra Merlano, Adolfo Mejía, Jorge Rafael Acosta… son tantos.

¿Cómo cree que el resto de Colombia ve la cultura Caribe?

La concibe entre la fascinación y la caricatura.

¿Cree que volverá a existir a corto plazo una generación de escritores como la del afamado Grupo de Barranquilla?

Claro. Cuando todos muramos lo sabremos... hay que esperar un poco.

¿Qué representa el Carnaval en la literatura caribeña?

Los días en los que es imposible escribir. Por lo tanto una literatura que sigue pendiente. Hasta ahora tenemos pocos nombres: Ramón Bacca, Julio Olaciregui, Lya Sierra…

¿Cuál es el mejor género para contar la realidad?

La poesía, que tiene todas las claves para decirlo todo con muy pocas imágenes.

Es director  de esta revista,  de la Biblioteca Piloto del Caribe y de un festival de poesía,  ha estado al frente  de la  Galería de la Aduana, ha sido secretario de cultura distrital y departamental, cofundador del Festival Barranquijazz, y todo esto casi sin ningún reconocimiento. ¿Piensa que ha valido la pena?

Absolutamente. Los reconocimientos nunca importan.

¿Qué significa para usted la escritura?

La construcción y de construcción de uno y de lo otro y del lenguaje mismo.

¿Y la  lectura?

La gran experiencia de entrar a vivir en un texto a través de la co-creación.

¿Cuál es el escritor colombiano publicado en víacuarenta que más le ha gustado hasta ahora?

Gustavo Ibarra Merlano

Mencione un texto memorable que haya publicado en la revista.

“Rasgos lineales para bocetar el Caribe” de (Héctor) Rojas Herazo titulado.

¿Puede el arte hacer mejores seres humanos?

Absolutamente sí. Esa es una de las grandes verdades de la humanidad. Aunque, en tratándose de los artistas, suficiente tiene un ser humano con tener que ser un buen artista para tener que ser también buena persona. Es decir, hay que tragarse esos sapos. No siempre puede el arte.

En un poema dedicado a Miles Davis usted escribe “La verdad. La altísima verdad/Que viene de la música” ¿qué verdad le ha hecho ver la música?

La más difícil. La propia verdad, la verdad interior, la que sale fácil cuando el río de la música nos inunda.

Usted también es docente ¿Qué representa la docencia para usted?

La metáfora de la repartición de los panes.

¿Qué está leyendo actualmente?

Intertextualité. Una compilación de textos clásicos sobre ese concepto hecha por un autor cubano de nombre Desiderio Navarro.