'Nunca más haré otra de 'Transformers''

Shia LaBeouf, el protagonista de la gran saga de robots habla sobre su papel, la fama y su vida.

La serie de películas de Transformers transformó literalmente a Shia LaBeouf en superestrella. Y después de los US$1.500 millones que recaudaron en las dos primeras versiones, llega el final de la trilogía, donde Megan Fox es reemplazada por la modelo de Victoria’s Secret Rosie Huntington-Whiteley y se incluye al consagrado John Malkovich, en medio de los superefectos especiales de los más populares robots. El lado oscuro de la Luna - Transformers 3 es una sensacional producción con un presupuesto que supera los US$200 millones de la segunda y que tiene como protagonista a Shia LaBeouf, quien se hizo famoso entre el público infantil de Disney Channel con la serie Even Stevens, con el que ganó un Premio Emmy (el Oscar de la TV).

¿Qué sería de Shia LaBeouf sin las películas de ‘Transformers’?

Si no fuera por Transformers yo no sería una estrella internacional ni un producto comercial para los estudios de cine. No creo que me hubieran dado la oportunidad de protagonizar una película, porque no soy Adonis, no puedo interpretar personajes como Thor. Mi físico no es perfecto. No soy así. Hay muchísimos actores buenos en el mundo, especialmente con mi edad y definitivamente yo no hubiese tenido las oportunidades que se me presentan si no fuera por la exposición que me dio Michael Bay con Transformers. Es por eso que me conocen en Rusia, Japón o Latinoamérica. Es mágico. Estas películas son mucho más grandes que yo. Son masivas. Me dio la libertad de no tener que volver a hacer algo parecido. Y haber logrado algo así, a los 24 años, es una bendición para cualquier actor que hace cine.

¿Cómo logra mantener la humildad en medio de la fama?

Tuve que acostumbrarme. Hace casi 15 años que estoy en este medio.

¿La fama que había logrado en TV se compara con la fama del cine?

Es diferente, la fama de Transformers es muy diferente. El comercial con el adelanto de la película es el más visto de todos los tiempos. La gente está esperándola. Donde quiera que vaya hay fanáticos de Transformers. Es extraño porque los que tienen mi edad crecieron viéndolos en dibujos animados, los vieron crecer. Y es interesante porque el público no espera un fracaso. Quieren que sea buena, quieren vivir esa experiencia con crispetas, para volver a sentir que tienen 16 años.

¿Disfruta este estilo de popularidad internacional o también tiene algún lado oscuro?

Lo más común es decir: “No me importa la fama, la odio”. Pero la fama es una bendición para mí. Me permitió hacer una película con Michael Douglas y trabajar con Oliver Stone. Me permite hacer una película que nadie quiere hacer, como la próxima Wettest County o viajar a Georgia para estar con Gary Oldman. Y la fama hasta me permite comer gratis en Waffle House de Georgia (Risas).

¿Cuáles son sus planes a largo plazo?

Sólo quiero trabajar con gente que respeto, gente con la que pueda tener una conversación en medio de una cena o que logre sonreírle a mi madre.

¿Su madre todavía no se ha acostumbrado a su trabajo?

Si de repente le digo “Mamá, estoy trabajando con ...”, ella me responde “¿De verdad?”. Todavía seguimos en ese nivel. Incluso con las reuniones que tengo, no lo puede creer. Y yo no me canso de ese entusiasmo, lo siento constantemente. Cuando me llama alguien importante por teléfono reacciono “Ah, suena interesante”, mantengo la comodidad social necesaria para los negocios. No puedo alucinarme por teléfono, así que sigo, pero apenas corto es toda una celebración, en familia.

¿Le gustaría dejar de ser el chico bueno del cine?

Quiero sorprender, extenderme un poco o caerme, no me molesta andar en muletas. Ya hice del chico bueno. Es divertido intentar algo nuevo. Tampoco estoy en un lugar donde tenga que hacer nada. De verdad, no necesito trabajar. Podría ir a la escuela o hacer una obra de teatro, también estoy pensándolo. No sé.

¿Qué podemos esperar de ‘Transformers’?

Los últimos 30 minutos probablemente la convierten en la mejor película de acción que jamás se haya hecho. Es la mejor secuencia de todas. Y si Transformers es una trilogía, los últimos 30 minutos de la trilogía están ahí.

¿Y por qué es la mejor?

Es muy complicada, en términos geográficos. Tiene muchísima estrategia, agregándole soldados, porque los Autobots no pueden luchar bien contra los Decepticons, necesitan apoyo humano. La segunda película falló porque las peleas eran muy confusas. Y la idea de esta película es mucho más clara. No hay nubes de humo. Es muy fácil de entender y así debería ser el cine de acción. Incluso Hitchcock decía que las mejores películas son las fáciles de entender.

Su personaje de Sam cambió bastante después de tres películas...

En esta hay cierta historia mundial, mezclada con la ficción de que los Decepticon usan a los humanos como piezas de un rompecabezas. Y mi personaje de Sam es parte del juego. Él siempre fue el típico neurótico de una familia superprotectora de judíos (ríe). Y a medida que pasa el tiempo, esa neurosis disminuye o se amplifica. Piensa diferente. Y es realmente increíble poder interpretar el mismo personaje tres veces.

¿Es cierto que el director Michael Bay tuvo que presionarlo en algunas escenas?

Bueno, discutimos un poco (ríe). Tuvimos ideas diferentes, los dos tenemos opiniones muy distintas, los dos somos agresivos a veces, él es tan cabeza dura como yo.

La peor discusión.

Por ejemplo, cuando estábamos en la Nasa, fue el peor día que tuve con Michael. Yo no sé mentir, no puedo. No soy tan bueno. Para algunas escenas, me gusta poner cierta música que me motiva. Y hay ciertas canciones que a mí me gustan, aunque sean menos machistas que las elecciones de Mike. La cuestión es que yo quería un tema llamado Brandy Alexander que tampoco era tan femenino como Celine Dion. Y Michael desconectó los parlantes. Le pedí que no me molestara, que los volviera a poner. Volvimos a la escena, yo estaba preparado y él volvió a cambiar la música por una de Batman. Tuvimos una pelea enorme. Fue la más grande que tuvimos, una completa destrucción verbal, casi como Tranformers. Pero así es nuestro estilo de trabajo y siempre lo fue, desde el principio. Él es como mi hermano mayor. Nos tratamos como familiares y el aprecio es el mismo. Adoro a Mike, él me dio el mundo en bandeja.

Megan Fox tampoco está en la tercera película por haberse peleado con Michael Bay, ¿la falta de ella no se nota?

Amo a Megan, me parece genial, es muy buena actriz. Y pienso que le agregó algo a Transformers. Pero tiene una energía muy diferente a Rosie (Huntington-Whiteley), completamente diferente. Me acuerdo que al principio, yo mismo le había sugerido a Michael elegir una mujer menos superficial. Y él me dijo que necesitábamos alguien así para una superproducción. “Es una película para el verano, necesitamos una chica de verano”, explicó. Me pareció algo muy tonto, demasiado. Pero Mike conoce muy bien su público, sabe lo que quiere la gente y es un genio detrás de su falta de tacto en ciertos temas.

¿Con quién se quedaría si tuviera que elegir entre la sensualidad de Megan Fox y la nueva actriz Rosie Huntington-Whiteley?

Ni siquiera a Megan le gustaba su sex appeal. Quería esconderlo. Y no lo lucía tan bien, porque tampoco era modelo. Apareció de la nada y la pusieron en un pedestal como la mujer más sexy del mundo. La transición fue toda una locura. Y Rosie ya tenía sensualidad como modelo de Victoria’s Secret. No tiene ninguna vergüenza. Para ella, la sensualidad es una carrera.

¿Pero no se anima a elegir entre una o la otra?

Todo depende de tus gustos, las dos son muy hermosas. Pero todas las mujeres tienen sus fallas, sus inseguridades y sus increíbles virtudes. Ambas me parecen hermosas, aunque no puedo ponerlas en ningún ranking.

¿Y John Malkovich?

Malkovich tampoco estuvo para las pesas pesadas. Básicamente, filmamos dos películas de Transformers, la parte actoral y el resto. Y él estuvo para la actuación, en las primeras cuatro semanas del rodaje. Malkovich ya es famoso por ser muy extraño y loco. Y se la pasaba diciendo que en la película estaba interpretando a Michael Bay. Quería tostarse con el sol y rodearse de mujeres (risas). Fue muy divertido.

¿La trilogía de ‘Transformers’ es realmente el final de la serie o habrá una cuarta película?

Si Transformers 3 tiene éxito, seguramente Paramount Pictures va a querer usar el tema en el futuro, pero yo nunca más voy a hacer una película así.

¿No cambiará de opinión cuando le ofrezcan más millones de dólares?

No hay ninguna cifra en dólares que me interese discutir. En cuanto a lo creativo, creo que ya pasé por todo lo que podía hacer. Y no quiero volver con algo igual, no creo que pueda agregarle nada más creativo. Aunque suene como una locura, trabajaría con Mike gratis, sin pensarlo. Pero nunca más voy a hacer otra película de Transformers.

Temas relacionados