Obama exige concesiones de republicanos para acuerdo sobre deuda

Obama afirmó su intención de reunirse "todos los días" con sus adversarios republicanos "para lograr un acuerdo antes del 2 de agosto".

Barack Obama declaró este lunes su disposición a un acuerdo amplio con los republicanos para elevar el techo de la deuda de Estados Unidos, pero les exigió concesiones para alcanzarlo.

"No creo que podamos llegar a un acuerdo si ellos se mantienen en su posición. Quiero decir, si la propuesta básica es: lo que yo quiero o nada, entonces probablemente no podamos hacer nada, porque tenemos un gobierno dividido", agregó en una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

"Yo estoy preparado para recibir críticas significativas de mi partido para poder hacer algo", dijo Obama. "Espero que la otra parte esté dispuesta a hacer lo mismo, si realmente creen lo que dicen, que ésto es importante.

Obama afirmó su intención de reunirse "todos los días" con sus adversarios republicanos "para lograr un acuerdo antes del 2 de agosto".

"Estamos todos de acuerdo para aprovechar esta ocasión con el objetivo de hacer algo significativo sobre la deuda y los déficits", afirmó.

El gobierno aspira a lograr un acuerdo que le permita subir el techo de la deuda pública, establecido legalmente en 14,29 billones de dólares y alcanzado a mediados de mayo y continúa creciendo al ritmo del déficit presupuestario, que este año debe situarse en 1,6 billones de dólares.

"Continuaré presionando a los líderes del Congreso para alcanzar un acuerdo lo más amplio posible", dijo el mandatario, descartando una solución de corto plazo. "He hecho enormes esfuerzos para trabajar con los republicanos para lograr una formulación que no les exija votar el mes próximo un incremento de impuestos", afirmó.

Obama recibió nuevamente a los congresistas este lunes a las 14H10 locales (18H10 GMT), constató un periodista de la AFP.

La oposición republicana, mayoritaria en el Congreso, se niega a alterar el límite actual si el gobierno no recorta el gasto público en 4 billones de dólares.

"Los estadounidenses saben que las alzas de impuestos destruyen empleos y lo último que deberíamos hacer ahora, con un desempleo en 9,2%, sería lanzar nuevas medidas gubernamentales que hagan perder empleos", reiteró el presidente de la Cámara baja John Boehner poco antes de dirigirse a la Casa Blanca.

Obama y los demócratas en el Senado están dispuestos a hacer algunos recortes en el gasto público, pero piden a cambio que los republicanos acepten un alza de los impuestos a los millonarios a fin de incrementar los ingresos del Estado.

El departamento del Tesoro advirtió que en caso de que ese techo no se modifique, el país entraría en moratoria ('default') el 2 de agosto.

Por su parte, la nueva directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, advirtió el domingo que un incumplimiento o "default" de Estados Unidos "sin duda pondría en riesgo la estabilidad, pero no sólo la de la economía estadounidense, pondría en riesgo la estabilidad en general".

El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, dijo que no se "caerá" en esa figura pues se logrará un acuerdo político a tiempo.

Temas relacionados

 

últimas noticias