Obama recibe a presidente de Panamá en impulso final a TLC

El acuerdo comercial eliminaría inmediatamente los aranceles para casi 90% de los productos industriales y más de la mitad de las exportaciones agrícolas.

El presidente Barack Obama recibe este jueves en la Casa Blanca a su par panameño, Ricardo Martinelli, para imprimir un impulso final al acuerdo de libre comercio (TLC) pendiente de ratificación en el Congreso estadounidense desde 2007.


Martinelli se reunirá con Obama a las 15h45 locales (19h45 GMT) en el Salón Oval y los mandatarios harán luego una declaración a la prensa.


El gobierno de Obama anunció el 18 de abril que con la promulgación de un acuerdo bilateral de intercambio de información fiscal, Panamá había culminado todos los asuntos pendientes del acuerdo e informó al Congreso que estaba listo para comenzar con las negociaciones.


Martinelli dijo el miércoles, en la primera jornadas de su visita de tres días a Washington, que esperaba conocer la fecha en que Obama planea enviar el acuerdo al Congreso.


El encuentro, el primero de Obama con Martinelli, se producirá tres semanas después de otro que sostuvieron en la Casa Blanca el mandatario estadounidense y el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en el que anunciaron un plan para superar los temas pendientes hacia su propio TLC, firmado en 2006.


Los dos acuerdos con los países latinoamericanos, y un tercero con Corea del Sur, quedaron estancados en el Congreso estadounidense sobre todo por las objeciones de los demócratas, por temas de derechos humanos y laborales en los primeros, y por el impacto sobre la industria automotriz, en el último.


"Los panameños hemos vivido esto antes cuando se ratificó los tratados Torrijos-Carter", declaró este jueves el ex vicepresidente panameño Samuel Lewis, en referencia a los largos debates en Estados Unidos antes de aprobar la cesión del Canal en 1977.


La oposición republicana, con nueva mayoría en la Cámara de Representantes, ha aumentado la presión para que Obama envíe los tres TLC antes del 1 de julio, y se niega a comenzar a discutirlos si no son entregados en conjunto.


Con Panamá y Corea del Sur finalizados, restaría cerrar el de Colombia, y las autoridades estadounidenses confían en que ello se logrará en cuestión de semanas, y que los TLC serán aprobados este año.


El Representante Comercial estadounidense, Ron Kirk, anunció este jueves que ya ha recibido abundante documentación de Bogotá sobre el cumplimiento de un plan de acción para mejorar la protección de los derechos laborales en Colombia.


"Literalmente obtuvimos esos documentos la semana pasada, tenemos un montón, están siendo traducidos", explicó Kirk tras un discurso pronunciado ante una asociación de defensa de libre comercio en Washington.


Funcionarios anunciaron que ya iniciaron un diálogo con líderes del Congreso para confeccionar un calendario a seguir para la agenda comercial global de Obama, que incluye los tratados y otros acuerdos de preferencias arancelarias pendientes de renovación, como uno que beneficia a países andinos.


Obama se ha puesto como principal objetivo comercial duplicar las exportaciones estadounidenses antes de 2015.


Pero el mandatario, quien ya inició sus preparativos para buscar la reelección en 2012, debe moverse con cautela, ya que enfrenta la oposición de una parte de su Partido demócrata, que sigue rechazando los TLC, y de sus tradicionales aliados, los sindicatos del país.


El TLC con Panamá eliminaría inmediatamente los aranceles para casi 90% de los productos industriales y más de la mitad de las exportaciones agrícolas, y las restantes se suprimirían durante la próxima década, según la Casa Blanca.


El acuerdo permitiría también el acceso al mercado de servicios panameño estimado en unos 20.600 millones de dólares anuales y al proyecto de ampliación del Canal de Panamá.


En su encuentro con Obama, Martinelli espera además tratar el tema de la seguridad, importante en América Central, donde las tasas de criminalidad se han disparada en los últimos años con el aumento de la actividad de narcotraficantes y pandillas.


Entre sus otras actividades en Washington, el líder panameño recibió el miércoles casi un centenar de piezas precolombinas recuperadas, y el viernes participará en una sesión especial en su honor en la Organización de Estados Americanos (OEA).