Obama y primer ministro británico piden aumentar presiones contra Gadafi

El objetivo es mantener el ritmo de los ataques contra el régimen libio hasta la caída de Gadafi.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, y el primer ministro británico, David Cameron, coincidieron en la necesidad de aumentar las presiones económicas y diplomáticas para que el régimen de Gadafi cese los ataques contra civiles y cumpla con las resoluciones de la ONU, informó la Casa Blanca.

Obama llamó por teléfono a Cameron como parte de sus consultas con socios y aliados de la coalición respecto a la situación en Libia, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

Ambos coincidieron en que Libia debe cumplir con las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, y que la coalición liderada por la OTAN debe incrementar las presiones militares y la protección de civiles en ese país, agregó.

Además, Obama y Cameron "discutieron la importancia de incrementar las presiones diplomáticas y económicas contra el régimen de Gadafi para que frene los ataques a los civiles y cumpla con las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU", indicó la nota.

"Los dos líderes señalaron el consenso internacional que se logró en la reunión del Grupo de Contacto en Doha y la de cancilleres de la OTAN en Berlín, la semana pasada, en las que se hizo énfasis en la necesidad de que Gadafi abandone el poder", puntualizó la Casa Blanca.

El pasado día 15, los ministros de Exteriores de la OTAN cerraron en Berlín dos días de reuniones sin grandes avances concretos en la campaña de Libia, que ocupó la mayor parte de las discusiones.

Pese a no haber obtenido aún ofertas ante su demanda de más aviones capaces de bombardear objetivos terrestres, la Alianza confía en que los países cumplan y aporten esas unidades.
 

últimas noticias

El caos migratorio se extiende