Obama y Santos se reunirán sobre acuerdo para destrabar el TLC

la Casa Blanca indicó que "se espera que los presidentes aprueben el recientemente acordado Plan de Acción sobre derechos laborales y aborden los próximos pasos sobre el TLC".

El presidente de EE.UU., Barack Obama, y el de Colombia, Juan Manuel Santos, se reunirán el jueves en Washington, anunció el miércoles la Casa Blanca, que indicó que se espera que ambos aprueben el acuerdo alcanzado para destrabar el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre los dos países.

En un comunicado, la Casa Blanca indicó que "se espera que los presidentes aprueben el recientemente acordado Plan de Acción sobre derechos laborales y aborden los próximos pasos sobre el TLC".

Obama y Santos también abordarán la cooperación bilateral en una serie de asuntos económicos, sociales y laborales, indicó la residencia federal.

Según indicó el representante de Comercio Exterior de EE.UU., Ron Kirk, "anticipamos que los dos mandatarios aprobarán el plan de acción" acordado por el cual Bogotá se compromete a adoptar una serie de medidas, en unos plazos determinados, para atajar las objeciones de Washington al tratado firmado en noviembre de 2006 y pendiente de ratificación en el Congreso de EE.UU. desde entonces.

Una vez se pongan en práctica estas medidas, indicó el consejero adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Mike Froman, se podrá presentar el tratado ante el Congreso para su ratificación.

No obstante, tanto Kirk como Froman subrayaron reiteradamente que no hay aún una fecha prevista para ello.

Dentro del plan de acción, Colombia se compromete a reformar para el 15 de junio el Código Penal, de modo que se castiguen las medidas o amenazas que puedan afectar los derechos fundamentales de los trabajadores.

También la Policía colombiana deberá nombrar 95 investigadores para antes de fin de año que se encargarán de apoyar las investigaciones de delitos contra sindicalistas.

Para el 22 de abril, el Gobierno de Santos expandirá las protecciones a los activistas sindicales, a los trabajadores que quieren sumarse a un gremio o a los exsindicalistas que se vean amenazados por actividades pasadas.

Según Kirk, el plan de acción "alienta los esfuerzos para ampliar la protección de los líderes sindicales y castigar a aquellos que ejerzan la violencia contra los activistas sindicales, así como fortalecerá las leyes y su cumplimiento".

El acuerdo definitivo, apuntó Kirk, permitirá expandir las exportaciones estadounidenses a Colombia en mil millones de dólares adicionales al año, que se sumarán a los actuales 12.000 millones actuales.

El acuerdo permitirá que un 80 por ciento de las exportaciones de productos de consumo e industriales de EE.UU. al país sudamericano lo hagan exentas de aranceles, mientras que al restante 20 por ciento se le eliminarán las tasas a lo largo de diez años.

En torno a la mitad de las exportaciones agrícolas también estarán exentas de impuestos, mientras que el resto quedará libre de aranceles en un plazo de quince años.

El acuerdo se ha cerrado tras semanas de intensas negociaciones, después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, instruyera a su equipo de comercio internacional para que colaborara con las autoridades de Panamá y Colombia para sacar adelante los TLC estancados.

Según declaró el director para América Latina del Consejo Nacional de Seguridad de la Casa Blanca, Dan Restrepo, la iniciativa pone de relieve "una relación cada vez más profunda con uno de nuestros mejores socios en el hemisferio occidental".

El anuncio puede servir para hacer avanzar el tratado pendiente también con Panamá, con el que se negocia asimismo un plan de acción.

"La medida dará un incentivo mayor para cerrar un acuerdo lo antes posible" a Panamá, indicó un alto funcionario que habló bajo la condición del anonimato.

El TLC con Colombia se encontraba pendiente de ratificación en el Congreso estadounidense por las preocupaciones demócratas acerca de derechos laborales y la violencia contra sindicalistas en el país suramericano.

Los republicanos, por contra, reclamaban que se presentara el tratado ante el Congreso para su ratificación y amenazaban de otro modo con bloquear una serie de nombramientos gubernamentales en el Senado.

Obama considera el libre comercio una de las piedras angulares para hacer realidad su promesa de doblar las exportaciones estadounidenses en el plazo de cinco años.

Obama y Santos -quien se encuentra en la ONU para presidir una sesión del Consejo de Seguridad- se reunieron por primera vez en un encuentro bilateral al margen de la Asamblea General de la ONU el pasado septiembre.

Temas relacionados

 

últimas noticias