Obra inédita de Leopoldo Richter

Nunca siguió una corriente. Lo suyo fue la independencia, lejos de las modas y de las corrientes. Lo suyo fue el cruce de dos universos, el del arte y el de la naturaleza.

Así fue Leopoldo Richter, el artista colombo-alemán, entomólogo, viajero incansable que solía pasar largas temporadas entre las selvas del Amazonas, del Orinoco y en la Serranía de la Macarena.

Definido por su amigo Walter Engel como un expresionista filosófico-figurativo, su obra vuelve a ser exhibida al público en la Galería Deimos Arte. A Poli Mallarino, su directora, lo que más le llamó la atención fueron unos relieves hechos en crayola sobre papel por su trazo primitivo, profundo y por evocar esos mundos vegetales exóticos. De hecho, muchas de estas crayolas se presentan por primera vez al público. Una obra inédita que sale directamente de su antigua casa y que su esposa dudó mucho en exponer porque le resultaba difícil deprenderse.

La muestra está compuesta por muchas de las técnicas con las que Richter experimentó, bocetos y dibujos a lápiz, técnicas mixtas, lápiz y acuarela, los esmaltes sobre tabletas de cerámica, quizá su obra más conocida para algunos, y sus inéditas crayolas realizadas entre 1954 y 1960, todas basadas en paisajes selváticos.

“Su obra estuvo formada por la selva, tanto como la tierra y el modo de ser de los hombres nativos que admiró”, advierte el texto de la galería escrito por Yanina Valdivieso. Y su amigo Engel agregaría que su mundo limitado a lo esencial, sin juegos de perspectivas, sin atmósfera, se tradujo plásticamente en primeros planos: un mundo grande, elemental, cuyas formas son de ayer, de hoy y de siempre.

 Deimos Arte. Carrera 12 N° 70-49. Teléfono: 2499868-2178833.

últimas noticias

Por el recuerdo de las viejas gambetas

Escritor fantasma

En el Pacífico todos son músicos