ONU detecta aumento de ataques a escuelas y hospitales

Alertó de que se trata de una tendencia en aumento en países con conflicto armado.

La ONU denunció el creciente número de escuelas y hospitales que han sido atacados y en ocasiones obligados a cerrar en conflictos armados durante el último año, y alertó de que se trata de una tendencia en aumento.

Así lo expone el último informe anual del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, sobre el la situación de los niños en conflictos armados, que fue presentado hoy en Naciones Unidas y en el que se destaca que en quince de los veintidós conflictos estudiados se han producido ataques contra escuelas y hospitales.

"Las escuelas y los hospitales deberían ser zonas de paz. Quienes los ataquen deben saber que se les enjuiciará por ello", señaló hoy la representante especial del secretario general para los niños y los conflictos armados, Radhika Coomaraswamy, encargada de presentar el informe.

Coomaraswamy destacó que la destrucción de escuelas es uno de los ataques más recurrentes en los conflictos, pero alertó además del creciente número de centros escolares alrededor del mundo que cierran por sufrir la ocupación por alguna de las partes enfrentadas.

El informe afirma que "las infraestructuras de las escuelas han sido destruidas por partes armadas de los conflictos, y los estudiantes y profesores han sido atacados, amenazados e intimidados".

"En algunas situaciones, se han atacado específicamente escuelas solo para niñas o concretamente a las alumnas de centros mixtos. El uso de las escuelas por las distintas facciones ha comprometido la naturaleza civil de los centros y ha puesto en peligro a los alumnos", añade.

Ante el aumento de ese tipo de ataques y otros similares destinados a hospitales, el texto recomienda al Consejo de Seguridad de la ONU que sume a los ejércitos, milicias rebeldes y otros grupos insurgentes que realizan esos ataques a su "lista de la vergüenza" donde se incluyen grupos que reclutan a niños como soldados, matan o hieren a menores o cometen violencia sexual contra ellos.

El informe ha estudiado en concreto conflictos en Afganistán, Burundi, República Centroafricana, Chad, Colombia, Costa de Marfil, República Democrática del Congo, Haití, India, Irak, Líbano, Birmania, Nepal, los territorios palestinos e Israel, Pakistán, Filiponas, Somalia, Sri Lanka, Sudán, Tailandia, Uganda y Yemen.

"2010 fue otro año trágico para los menores en los conflictos alrededor del mundo", según el informe, que rinde cuenta detallada de los grupos y ejércitos que cometen mayores violaciones en una lista de la que no ha caído ningún miembro respecto al año anterior y a la que se han sumado cuatro más: dos en Yemen y dos en Irak.

Los grupos yemeníes mencionados en la lista son milicias tribales leales al Gobierno y rebeldes de las tribus chiíes Houthi, y a ambas se las acusa de reclutar niños como soldados; mientras que los nuevos grupos iraquíes son el conocido como Estado Islámico de Irak y la facción juvenil de Al Qaeda en el país, la conocida como Aves del Paraíso.

El texto reconoce ciertos avances en Filipinas, Somalia y, sobre todo, Afganistán, donde el Gobierno firmó un acuerdo para sacar a los menores de las fuerzas de seguridad nacionales y ha empezado a entrenar a sus integrantes en mecanismos de verificación de edad, además de lanzar una campaña de concienciación ciudadana.

"Pese a los desarrollos negativos este año, como los ataques a las escuelas y el gran número de bandos en conflictos armados que siguen cometiendo graves violaciones, es alentador ver cómo cada vez hay más partes que se acercan a la ONU para emprender acciones", aseguró Coomaraswamy.

Temas relacionados
últimas noticias