ONU rinde tributo a más de 120.000 cascos azules desplegados en el mundo

Durante el último año 173 integrantes de la perdieron la vida a causa de los desastres naturales.

Naciones Unidas rindió homenaje a los más de 120.000 militares, policías y civiles que sirven como “cascos azules” en misiones de paz de la organización en el mundo, al igual que a quienes perdieron su vida al servicio de las fuerzas internacionales de paz.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, resaltó en un mensaje a todos ellos que “su despliegue es una manifestación de la convicción colectiva de que los sobrevivientes de una guerra no deben volver a sufrir a lo largo de un periodo de inseguridad, injusticia y temor, y de que solo eliminando esas condiciones se podrá engendrar una paz duradera”.

Ban, en su mensaje con motivo de la celebración del Día Internacional del Personal de Paz de la ONU, que se celebra anualmente el 29 de mayo, destacó también la importancia de la labor de estos trabajadores en el fortalecimiento del estado de derecho en muchos de los escenarios post-conflicto donde se encuentran.

En la memoria de la organización está su pérdida más reciente, la de siete “cascos azules” que a principios de abril murieron en el ataque a un centro de la ONU en Afganistán, al igual que otras 32 personas, en su mayoría personal de la ONU, que unos días después, perecieron en un accidente aéreo en la República Democrática del Congo.

Durante el último año 173 integrantes del personal de la ONU que forman parte de sus misiones de paz perdieron la vida a causa de los desastres naturales, actos de violencia, accidentes y enfermedades, además de que cien de ellos murieron en el terremoto de Haití en enero de 2010.

La secretaria general adjunta de la ONU, Asha-Rose Migiro, señaló que el sacrificio del personal de paz caído en esas misiones, “sólo tiene sentido cuando el resto de los empleados de Naciones Unidas continúan su trabajo”.

Durante su intervención en una ceremonia en la sede de la ONU en Nueva York, Migiro subrayó también la necesidad de velar por la integridad de los trabajadores en el terreno.

“Debemos reducir los riesgos. Debemos proteger a nuestro personal. Debemos hacer todo lo que se pueda por garantizar su seguridad en helicópteros y en tierra, en cuarteles y en el terreno, en todos los frentes posibles” , afirmó.

En la actualidad los “cascos azules” y el personal de la ONU desplegados en quince operaciones de paz en el mundo son 122.948, procedentes de 115 países, y sus intervenciones han sido numerosas desde que en 1948 realizaron su primera misión en los territorios palestinos.

Desde entonces hasta hoy el coste total que Naciones Unidas ha estimado para todas sus operaciones desde 1948 hasta junio de 2010 ha sido de 69.000 millones de dólares.

Desde entonces han muerto más de 2.900 personas que trabajaban para la organización en operaciones de paz en todo el mundo, desde Oriente Medio a los Balcanes, durante la guerra de Yugoslavia, o en África y otras regiones.

De esas 122.948 unidades, 99.133 son militares y policías, aunque, 19.449 civiles y 2.248 voluntarios, que cuentas para sus operaciones con un presupuesto anual de 7.830 millones de dólares, y que a finales de junio tendrá que renovarse.

Hace nueve años, la ONU designó el 29 de mayo como el día internacional de sus fuerzas internacionales de paz, que ahora están presentes en Afganistán, Sahara Occidental, Haití, República Democrática del Congo, Darfur (Sudan) , Chipre, Siria, Líbano, Costa de Marfil, Kosovo, Liberia, Sudan, Timor Oriental, India y Pakistán y Oriente Medio.
 

Temas relacionados