Para controlar el desabastecimiento

Desde finales del año pasado, por cuenta del impacto de la ola invernal, los consumidores han visto cómo los precios de los alimentos suben día a día, especialmente los de aquellos cultivados en la sabana de Bogotá.

El alza no sólo está generando consecuencias en los bolsillos de los consumidores, también en los planes de abastecimiento de las empresas. Para mantener su esquema de precios, Surtifruver de la Sabana, empresa especializada en la venta de frutas, verduras, legumbres y hortalizas, cambió su estrategia de compras y recurrió a los cultivadores de Caldas, Quindío y Risaralda para mantener su surtido, especialmente de cítricos y plátano.

“La cadena de suministro nunca ha sido suspendida, hemos garantizado el abastecimiento de todo nuestro surtido”, aseguró Sandra Novoa, su gerente de compras. La empresa también confirmó que el invierno la obligó a importar productos desde Estados Unidos, Chile y Argentina.

Su estrategia se complementa con promociones entre semana, cuando le ofrecen a sus clientes descuentos de 15%, 25% y 50%. De esta forma, Surtrifuver espera mantener el crecimiento de sus ventas, el cual se ubicó en 8% durante el primer trimestre de 2011.

De acuerdo con el Sistema de Información de Precios del Sector Agropecuario (Sipsa), los municipios de Cundinamarca donde han surgido problemas en la recolección de alimentos son Cáqueza, Une, Funza, Cajicá y Soacha. Esta situación ha incidido en alzas como la del cilantro, cuyo precio aumentó 42%.

Temas relacionados