Para perderle el miedo a la web

A pesar de ser un medio cómodo y seguro para ofrecer o adquirir un vehículo, todavía hay mucha prevención y desinformación.

Es inseguro

Comprar un carro por internet es seguro. Lo importante es no adquirirlo con servicios de pago anónimo, antes de comprar el vehículo ir a conocerlo, verificar la documentación, contactar por teléfono al propietario y evitar adquirir autos que se encuentren fuera del país. El portal de fotoclasificados funciona de manera similar a los clasificados de los periódicos. En ambos casos los vendedores publican sus datos de contacto, luego acuerdan un encuentro con los potenciales compradores y establecen condiciones de pago. En los dos casos la seguridad de la transacción depende de los recaudos que tomen las personas. En internet, la diferencia es que los vendedores pueden publicar fotos y hasta videos de los vehículos.

Demasiado complicado

Para quienes nunca han comprado o vendido un producto por internet, pensar en hacerlo con un carro suena casi imposible. Sin embargo, es más fácil de lo que parece. En menos de cinco minutos una persona puede registrarse, subir las fotos del carro y publicar el aviso. Las plataformas de clasificados on-line, como TuCarro.com, cobran en general un cargo fijo por publicaciones que duran hasta que la venta se concrete. En el aviso se incluyen el teléfono y el mail del contacto para que los interesados se comuniquen para ver el vehículo. Los compradores cuentan con filtros inteligentes que permiten encontrar en pocos minutos los avisos disponibles del carro que están buscando.

Se deben poner los datos de la tarjeta

La web es un canal que facilita el contacto entre vendedores y compradores, pero luego serán las personas las que acordarán formas de pago y cómo se realizará la entrega del vehículo. Si bien un alto porcentaje de las compras que se hacen por internet se pagan con tarjeta de crédito, también se usan transferencias o depósito, efectivo, cheques, etc.

No se puede ver el vehículo

La mayoría de compras y ventas de carros por internet  no se cierran antes de que el comprador haya visto el vehículo personalmente. La web ahorra tiempo a la hora de encontrar un carro, pero la transacción comercial no difiere a la de otros canales de venta. Si se trata de un usado, por ejemplo, el interesado debe revisarlo y solicitar la documentación correspondiente antes de tomar una decisión.

 

Temas relacionados