Pentágono: no hay "pruebas" de que Pakistán conociera paradero de Bin Laden

Washington quiere que la inteligencia paquistaní extraiga material informático de la residencia de Bin Laden.

Estados Unidos no tiene "pruebas definitivas" de que Pakistán supiera que Osama Bin Laden estaba viviendo en el complejo de Abbotabad en el que fue abatido el domingo, aseguró hoy una alta funcionaria del Pentágono.

No obstante, Islamabad debe ahora dar pasos para "avanzar de una forma en la que la cooperación" con Washington se vuelva "visible, concreta e innegable", dijo en una conferencia de prensa la subsecretaria de Defensa para políticas, Michele Flournoy.

En concreto, Washington quiere que la inteligencia paquistaní le ayude a "extraer el sentido" de los materiales informáticos que el grupo de operaciones especiales de la Marina (SEALS) aprehendió en su registro de la residencia de Bin Laden.

"Este es un momento de grandes oportunidades para hacer más avances contra Al Qaeda", aseguró Flournoy, que describió la llamada Operación Gerónimo como "un duro golpe" para la red terrorista.

El Pentágono considera que la cooperación debe ir "desde la comprensión de la red (terrorista) tal y como ha quedado y el aumento de la presión para acelerar su extinción, hasta, en un sentido más general, colaborar en un sentido que consiga estabilizar no sólo a Pakistán, sino también a Afganistán".

En este último país, indicó Flournoy, Estados Unidos espera el inicio de un proceso de reconciliación nacional ahora que Bin Laden, el "lazo" que ataba a los líderes talibanes con Al Qaeda, ya no forma parte del esquema.

"Esperamos que los talibanes se estén replanteando su futuro", señaló Flournoy.

Por su parte, el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner, respaldó hoy la versión del Pentágono en su conferencia de prensa diaria, en la que aseguró que no está al corriente de "ninguna respuesta" de Islamabad sobre si sabían o no de la presencia de Bin Laden en su país.

Toner insistió, no obstante, en que Washington "está haciendo preguntas" al Gobierno paquistaní sobre ese tema y sobre el tipo de conexiones que el líder de Al Qaeda podía tener dentro del país.

El portavoz de exteriores respondió a las declaraciones del primer ministro paquistaní, Yusuf Raza Gilani, quien admitió hoy en París sus dudas sobre si la operación contra Bin Laden constituyó una "violación de soberanía" de Pakistán y subrayó que Estados Unidos debería haber informado a Islamabad.

"Hemos dejado muy claro que entraba dentro de nuestros derechos legales desplegar esta operación contra un individuo que había lanzado ataques contra Estados Unidos y que estaba muy probablemente en proceso de planear más ataques contra nuestro país", indicó.

Toner reaccionó en términos similares a la advertencia del jefe del Ejército paquistaní, Ashfaq Pervez Kiyani, quien aseguró hoy que si EE.UU. lanza otra operación similar en su suelo, Pakistán revisará su "cooperación" militar y de inteligencia con Washington.

"Hemos sido muy claros en nuestras conversaciones con el Gobierno paquistaní al transmitirles que este individuo era una amenaza directa para los ciudadanos estadounidenses y para el mundo, obviamente. Y cuando tengamos información que pruebe un agravio semejante, vamos a actuar", aseguró Toner.

Estados Unidos no ha recibido por el momento "ninguna petición" oficial de reducir su presencia militar en Pakistán, según el portavoz, que destacó que las fuerzas estadounidenses se encuentran allí "a petición del Gobierno".