Iván Duque es el nuevo presidente de Colombia: Marta Lucía Ramírez, su vicepresidenta

hace 4 horas

Perdidos en alta mar

Cuando las autoridades italianas intentaban un rescate, la lancha con más de 300 personas se volcó. Sólo 50 pasajeros se salvaron.


La tripulación de un helicóptero de la Guardia italiana divisó decenas de cadáveres en la zona del naufragio de una barcaza en aguas del canal de Sicilia. Entre los cuerpos, que no han podido cuantificar, había niños. Las autoridades confirmaron que cerca de 20 personas murieron y alrededor de 130 siguen desaparecidas. Según fuentes de la Capitanía del Puerto de Lampedusa citadas por la agencia de noticias italiana Ansa, la barca habría partido desde la ciudad de Zuwara, en Libia, con el “90% de probabilidades”, y en ella viajaban desplazados somalíes y eritreos.

Algunos sobrevivientes confirmaron que había mujeres y niños a bordo, y testimonios de las fuerzas de rescate afirmaron que en la embarcación viajaban cerca de 300 personas procedentes de países como Somalia, Eritrea, Nigeria o Sudán, y que habían partido de Libia. El accidente se produjo a 70 kilómetros al sur de Lampedusa. Los guardacostas italianos trataron de rescatar a los inmigrantes, pero las adversas condiciones del mar y la oscuridad dificultaron la operación, la barca se volcó y los pasajeros cayeron al mar.

Cincuenta inmigrantes pudieron ser rescatados y llegaron ayer a Lampedusa, muchos de ellos en condiciones muy precarias y con síntomas de hipotermia aguda. La Guardia Costera italiana prosigue con lanchas y helicópteros las labores de búsqueda de supervivientes. “Esperábamos ver alguno que alzara el brazo, pero no ocurrió. Entre los cadáveres, difíciles de cuantificar, hay también cuerpos de niños”, explicó uno de los tripulantes del helicóptero de la Guardia de Finanzas, en declaraciones que recogen los medios italianos. “Los cadáveres flotan en grupos en el agua y esto nos permite tener idea de las dimensiones de la tragedia: desafortunadamente hay también niños”.

El capitán Alessandro Vittorio, portavoz de la Guardia Costera, en declaraciones a France Presse, aseveró que a pesar del desastre todavía mantenía la esperanza de encontrar a pasajeros con vida. “Desde nuestros barcos y helicópteros lanzamos todo tipo de boyas y lanzas para permitir que los pasajeros se agarren”, contó.

Cerca de 21.000 inmigrantes procedentes del norte de África han llegado al sur de Italia desde principios de año, la mayoría con dirección a la pequeña isla de Lampedusa, situada a 150 kilómetros de la costa de Túnez. En los últimos días han empezado a llegar también desplazados de la guerra de Libia.

El arzobispo de Trípoli alertó hace un mes que miles de eritreos y somalíes residentes en la capital libia estaban sin casa y buscaban huir del país.

Temas relacionados