'Pero sin populismo jurídico': Bocanegra

El expresidente pidió ser escuchado bajo gravedad de juramento en casos como las interceptaciones ilegales, por la “yidispolítica” y el asesinato de Eudaldo Díaz, alcalde de El Roble, Sucre. Investigadores están dispuestos a escucharlo.

La posibilidad de que el expresidente Álvaro Uribe Vélez sea escuchado en versión libre en la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes, tal y como él mismo lo solicitó, sería un hecho. El Espectador consultó a los investigadores relacionados con dos de los procesos más sensibles en su contra, “chuzadas” y “yidispolitica”, quienes coincidieron en escuchar al exmandatario.

Un día después de que la Fiscalía le imputara cargos a la exdirectora del DAS María del Pilar Hurtado y al exsecretario de la Presidencia de la República Bernardo Moreno –por concierto para delinquir agravado, violación ilícita de comunicaciones y abuso de función pública– Uribe pidió que sin restricciones, con presencia de las supuestas víctimas y sus abogados, sea oído en versión libre. “Será bajo juramento, sobre las interceptaciones, la investigación del caso de la señora Yidis Medina, el asesinato del alcalde de El Roble, y los demás temas que la Comisión considere”, dijo en un comunicado.

Ante la solicitud, el representante a la Cámara Alfredo Bocanegra, quien recientemente se declaró impedido para coordinar la investigación de las “chuzadas” en la Comisión de Acusación contra el expresidente Álvaro Uribe, dijo que pese a las limitaciones que tiene frente al caso, reconoce que el exjefe de Estado está en su derecho de ser escuchado en versión libre, pero siempre y cuando cumpla con ciertas condiciones.

“Debe hacerlo de manera ordenada, respetuosa, sin regañar ni gritar. Hacer una petición por cada caso, no pretender hablar de todo al mismo tiempo. No será este el espacio para que se eche un discurso de 15 días, ni para hacer populismo jurídico. Claro que mucho tiempo sí se gastará, porque tiene 150 procesos”, advirtió Bocanegra.

La prioridad en este caso, a juicio del representante Heriberto Escobar González, es que a más tardar el miércoles se resuelva la recusación de su compañero Bocanegra y se nombre pronto un reemplazo en el caso de las “chuzadas”, teniendo en cuenta que en el momento sólo están a cargo de la investigación él y el congresista José Rodolfo Pérez.

Resuelta dicha situación, Escobar cree que se debe oír no sólo a Uribe, sino a las demás personas relacionadas con las denuncias de interceptaciones: “el país debe conocer la verdad de las chuzadas, y si quiere hablar, mucho mejor para él y para la investigación”.

En el mismo sentido, el representante a la Cámara Hernán Penagos Giraldo, investigador en el caso de la “yidispolítica”, cree que Uribe hizo bien en pedir que se le escuche. “Lo primero es que el expresidente, a través de su abogado Jaime Lombana, presente la solicitud formal, entonces habrá que ver en cuáles de todos los procesos él requiere que se lleve a cabo la acción, luego se les dará traslado a los representantes investigadores para los autos y la citación”, explicó Penagos.

Después de anunciarlo en los medios de comunicación, en la mañana de ayer Lombana hizo la petición formal de Uribe ante la Comisión de Acusación. Cumplido dicho trámite, la primera audiencia al exmandatario se podría dar en una o dos semanas, según los cálculos de los representantes.

Reiteradamente el exmandatario ha negado haber ordenado al DAS que hiciera seguimientos a políticos, magistrados y periodistas y hasta sostuvo que él también fue víctima de interceptaciones, entre otras, una conversación con el exfiscal Luis Camilo Osorio.

En medio de la petición de Uribe, el presidente Juan Manuel Santos felicitó a la fiscal Viviane Morales y al procurador Alejandro Ordóñez por impartir justicia. “Ellos le han dado al país tranquilidad y están dispuestos a ir hasta las últimas consecuencias, sin importar a quién toquen”, sostuvo Santos en una ceremonia de la Policía Nacional en la que condecoró a los funcionarios.

Este semestre, al anunciar el proyecto de ley de inteligencia y contrainteligencia, el presidente Santos se comprometió a que en Colombia a nadie se le podrá hacer seguimiento por motivo de su filiación política o su participación en organizaciones no gubernamentales. “Debemos limpiar esas bases de datos para excluir a cualquier ciudadano que esté allí por la simple razón de su pertenencia a un sindicato, a una organización de derechos humanos o a un partido político”, sostuvo.

El caso es que mientras la Comisión de Acusaciones responde oficialmente, Uribe escribió en su cuenta de Twitter hasta el final del día: “Pido me reciban versión pública en Comisión de Acusación”, “cumplimos el deber, no delinquimos, pido versión pública sobre interceptaciones”.