A pescar basura en el Mediterráneo

Comisión Europea propone que los pescadores europeos salgan al mar a capturar millones de toneladas de desechos.

A simple vista parece una solución lógica. Si los pescadores están desempleados porque ya no hay suficientes peces en el Mar Mediterráneo, y en cambio, las azules aguas esconden mas o menos  250.000 millones de pequeños objetos plásticos, por qué no pedirles y pagarles para que salgan a pescar basura.

La propuesta la lanzó esta semana  la comisaria de Pesca de la Unión Europea, la griega María Damanaki argumentando que eso tendría muchos beneficios, “habrá resultados en términos de descontaminación y los pescadores podrán trabajar en épocas en las que no pueden pescar".

Las organizaciones recicladoras de plásticos aplaudieron la propuesta de Damanaki. Pescadores e industriales, acompañados de autoridades locales y europarlamentarios, ya se han sentado a la misma mesa para preparar un proyecto piloto sobre pesca de plástico en la Costa Azul.

Existen algunos antecedentes interesantes que sustentan la idea. En Francia, por ejemplo, el año pasado muchos pescadores que captaron basura en sus travesías la revendieron como material reciclado y les llegaron a pagaron  375 euros por tonelada de plásticos recuperada. Se pescaron unas 1.000 toneladas. Por otra parte, cuando se han presentado derrames de petróleo en aguas maritímas, los pescadores a veces se han involucrado en la limpieza a cambio de un pago.

Hasta la red para pescar basura y no peces ya está diseñada.  Se trata de un invento de Thiery Thomazeau, un antiguo pescador francés, que hizo una adaptación de la concebida para los derrames de petróleo. Las redes cuestan entre 16.000 y 40.000 euros y están fabricadas de material reciclado.

Para Francisco Gutierrez, biólogo marino y autor del informe Los recursos hidrobiológicos y pesqueros continentales en Colombia, la propuesta es simplemente una solución temporal frente a un panorama preocupante para la pesca en el mundo. Según la FAO, las diez especies más pescadas, que representan el 30% de la captura mundial, ya están siendo sobreexplotadas.

“A mi me parece una disculpa, una salida temporal”, dice Gutierrez, “desde 1995 cuando se hizo la conferencia en Cancún sobre el aporte de la pesca a la seguridad alimentaria se formularon códigos de pesca responsable y los Estados debieron organizar la pesca pero no lo hicieron”.

Sobre la situación en Colombia, Gutiérrez recordó que no es muy lejana a la que se está viviendo en Europa. Sólo en la cuenca del Magdalena, el volumen de pesca pasó de 120.000 toneladas a menos de 7.000. Y se calcula que entre 80 y 90% de los recursos pesqueros del país son explotados por encima de su capacidad. Un indicio de la desaparición de recursos continentales.

Temas relacionados
últimas noticias