Philips dejará de fabricar televisores

A causa de la competencia feroz de sus rivales asiáticos.

El gigante holandés de electrónica Philips, último gran grupo europeo fabricante de televisores, anunció esta semana que abandonará esa actividad, a causa de la competencia feroz de sus rivales asiáticos.

Los competidores han "vendido a precio de saldo" sus televisores, y "han destruido por completo el mercado", explicó a la AFP Sjoerd Ummels, analista de ING. El grupo holandés se enfrenta al japonés Sony y sobre todo a los surcoreanos Samsung Electronics y LG Electronics, que bajaron los precios de sus televisores gracias a un modelo de producción de alto rendimiento, beneficiado por una divisa nacional debilitada.

"En los últimos diez años, Philips ha perdido una importante parte de mercado, pasando de más de 10% a entre 5 y 6%", destaca el analista de ING.

La venta de televisores Philips, fabricados en Brasil, Argentina y Hungría, representaba en 2005 el 25% de la cifra de negocios total del grupo, frente a apenas el 13% en 2010.

El grupo holandés, que tiene unos 117.000 empleados, de los cuales 3.500 en su sector de televisiones, estuvo durante mucho tiempo especializado en la producción de televisores y de pequeños electrodomésticos. Pero desde hace diez años, el grupo está desarrollando la producción de aparatos médicos, como escáneres para resonancias magnéticas, y de sistemas de iluminación.

"Encontrar una solución para nuestro sector de televisores era nuestra prioridad absoluta", declaró el director ejecutivo de Philips, Frans van Houten, al presentar los resultados del primer trimestre, en el que esa actividad registró una pérdida operativa de 106 millones de euros.

El grupo holandés, fundado en 1891, fabricó en 1950 sus primeros televisores en blanco y negro, destinados al mercado nacional. La producción de televisores en color comenzó en 1962.

La actividad de fabricación de televisores se convertirá a partir de final de 2011 en una coempresa, en la que Philips conservará una participación del 30%. La parte restante será vendida a TPV Technology, especialista en pantallas LCD y computadoras con sede en Hong Kong.

" Philips recibirá dinero por esa participación sólo si el sector de actividad obtiene beneficios", explicó a la AFP Joost Akkermans, un portavoz del grupo.

Los televisores producidos por la coempresa lucirán la marca "Philips" durante al menos cinco años, a cambio del pago de regalías. Sin embargo,la coempresa no podrá vender aparatos en China, India, Estados Unidos, Canadá, México y algunos países de Sudamérica que el grupo no quiso precisar, ya que cerró en ellos acuerdos que permiten a otros fabricantes de televisores utilizar la marca "Philips".

Temas relacionados