Colombia2020 y Rutas del Conflicto lanzan plataforma para seguir el pulso al acuerdo de paz

hace 4 horas

Piden a la alcadesa (e) nombrar director ad hoc en licitación de basuras

La solicitud se debe a la sanción emitida por parte de la Procuraduría en contra de la directora de la Unidad de Servicios Públicos.

Luego de que la Procuraduría General de la Nación sancionará a la directora de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP), Miriam Martínez, por irregularidades en la adjudicación de la licitación del manejo del relleno sanitario Doña Juana; el representante de la Red de Veedurías Ciudadanas, Pablo Bustos, le solicitó a la alcaldesa (e) de Bogotá, María Fernanda Campo, apartar del proceso licitatorio de recolección, barrido y limpieza a la funcionaria mientras culmina la investigación disciplinaria en su contra.

La misiva enviada a Campo dice: “como es de público conocimiento, a comienzos de la presente semana, la Procuraduría General de la Nación sancionó con la pena de destitución proferida en proceso verbal adelantado contra la directora de la Uaesp, Miriam Margoth Martínez. Dicha sanción se produjo como consecuencia de la vulneración de procedimientos, principios y garantías constitucionales y legales obligatorios y básicos en la contratación pública, del relleno sanitario Doña Juana, uno de los más cuantiosos de la ciudad”.

“Se hace necesario salvaguardar el patrimonio público separando de su cargo a la suspendida directora actual de la Uaesp o al menos designar un director ad-hoc para que continúe atendiendo la licitación de las basuras por cerca del valor de $2,9 billones, frente a la cual aún continúa al frente la sancionada funcionaria”.

A través de una serie de puntos argumentando su petición, el representante de la Red de Veedurías señala que es inconveniente “mantener en su cargo a una funcionaria con tal nivel de cuestionamientos, dado que la mencionada directora apenas si tiene tiempo para defenderse, restándole la atención de la licitación de las basuras en curso, la cual sigue en trámite”.

Bustos agrega que “lo correcto habría sido que la funcionaria, motu proprio, se hubiese apartado de su cargo mientras se le define su situación disciplinaria, pero sospechosamente se ha mantenido en su puesto”.