Piden nueva prueba médica para Mladic

Ratko Mladic no tendría ningún problema considerable de salud para afrontar su juicio en La Haya, ante el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY).

Es la conclusión de un grupo de cinco médicos que lo valoraron en su celda, en los tribunales de Belgrado. Esta, además, fue la respuesta a las declaraciones del abogado del llamado ‘Carnicero de los Balcanes’, Milos Saljic, quien desde el fin de semana aseguraba que su defendido no estaba en condiciones físicas de afrontar un juicio.

Los doctores reconocieron que el exgeneral de 69 años padece las secuelas de una apoplejía y de un ataque cardiaco, accidentes que le ocurrieron durante los 16 años que pasó en la clandestinidad. La justicia serbia lo buscaba por ser uno de los presuntos responsables de la masacre de Srebrenica, perpetrada en 1995 por los soldados serbobosnios a su cargo, quienes asesinaron a cerca de 8.000 musulmanes en ese enclave, protegido por la ONU durante la Guerra de Bosnia.

Hoy Mladic tiene problemas para mover las extremidades del costado derecho de su cuerpo y sufre de hipertensión. Son males que de acuerdo con los médicos no hacen obligatoria su estadía en un hospital y por tanto no justificarían su ausencia en los tribunales de La Haya, donde podría ser condenado a cadena perpetua por genocidio y crímenes contra la humanidad.

No obstante, el abogado Milos Saljic no se rinde e interpuso un recurso para frenar la extradición, que de acuerdo con las versiones del actual gobierno serbio no pasaría del viernes. El recurso, una vez más, tiene que ver con el estado de salud de Mladic y exige que antes de que el tribunal se pronuncie sobre la extradición sea examinado por médicos especialistas: cardiólogos, neurólogos, ortopedistas y gastroenterólogos.

“Su estado de salud es alarmante, y no creo que vaya a llegar vivo al inicio del juicio”, declaró a los medios Saljic, quien a diario visita al militar retirado,  generalmente acompañado de la esposa de su defendido y sus dos hijos.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Las cicatrices de la esclavitud en Brasil

¿Cómo es sobrevivir sin empleo en Argentina?