Pintura de la casa fiscal, otro factor decisivo del traslado de los Nule

La coordinadora del Centro de Servicios de Paloquemao asegura que la lluvia tiene en vilo esta tarea también primordial, al parecer.

Hasta la pintura de la casa fiscal dispuesta para albergar a los Nule mientras son procesados por el carrusel de contratos es un factor determinante a la hora de decidir si es viable o no trasladarlos a la cárcel La Picota de Bogotá, según lo reflejan las declaraciones de Yuri Sáenz, coordinadora del Centro de Servicios Judiciales de Paloquemao. 

Señaló que quien está a cargo de las obras de refacción del lugar explicó que las intensas lluvias que por estos días están volviendo a ser la nota predominante del ambiente en la capital podrían retrasar la culminación de muchas labores, entre ellas la pintura que, aparentemente, también es una de las condiciones a tener en cuenta a la hora de decidir la conveniencia del traslado de los empresarios.

Él manifestó que él iba a tratar de terminar estas obras dentro de los cuatro días, lo más pronto posible, que todo dependía del clima, es decir del tiempo, pero que últimamente no ha hecho sino llover y llover; que si sigue este tiempo, hasta que no se sequen totalmente las obras que se están haciendo y se logre pintar, pues no se va a poder trasladar a los Nule y a Mauricio”, aseguró.

Remató precisando que hasta tanto no se verifique el cumplimiento de las condiciones exigidas por el juez cuarto penal con Funciones de Control de Garantías, Juan Pablo Lozano, no se hará efectiva la conducción de los confesos autores del billonario peculado que se dio en el marco de la contratación del Distrito en materia de mantenimiento de malla vial y frente a la Fase Fase Tres de Transmilenio.

Los Nule y el contratista Mauricio Galofre fueron enviados a prisión, luego de haber aceptado parte de la imputación que por los cargos de peculado por apropiación, cohecho, falsedad en documento privado, fraude procesal y concierto para delinquir profirió en su contra el fiscal segundo delegado ante la Corte Suprema de Justicia, Germán Pabón.

Ante las objeciones del ente acusador, habían sido trasladados a La Picota, pero retornaron a los calabozos del búnker pocos minutos después, debido a que la casa fiscal en la que serían recluidos para que cumplieran la medida privativa de la libertad no cumplía con los requerimientos de seguridad exigidos, según concluyó el operador jurídico.