Placer por la aventura

El ‘hobby’ por las cuatrimotos contagió a niños, jóvenes y adultos, que ven en los recorridos de fin de semana por trochas, carreteras y parajes desiertos la excusa perfecta para ejercitarse, divertirse y viajar a lo largo y ancho del país.

Veintidós horas duró una de las travesías más largas que ha hecho Juan Diego Fernández en cuatrimoto. Aunque durante mucho tiempo su pasión fue el motocross, desde hace siete años lo entusiasma la idea de recorrer trochas y terrenos polvorientos en estas potentes máquinas.

Para aprender a conducirlas se capacitó en Japón y Argentina. Desde entonces, además de crear un grupo en Facebook para aficionados, Motorsportbikes, se puso en la tarea de entrenar desde los conductores más novatos hasta quienes hacen rally. A sus concesionarios en Bogotá, Tunja y Medellín llegan hombres y mujeres por igual. “Montar en cuatrimoto es un plan muy familiar y divertido que se ha posicionado entre un gran número de personas deseosas de vivir experiencias emocionantes”.

En 1993 llegaron las primeras cuatrimotos al país, pero fue sólo hasta hace cinco años que comenzó a crecer significativamente su demanda entre los colombianos amantes de la aventura y con poder adquisitivo, pues una 4x4 o 4x2 se consigue entre los $7 y $32 millones, de acuerdo con sus características. Todas las marcas japonesas con presencia en Colombia venden cuatrimotos. Anualmente sólo Yamaha puede estar comercializando cerca de 2.500 unidades.

Gracias a su diseño aerodinámico, los modelos deportivos son los favoritos de los jóvenes entre 16 y 25 años, mientras que los utilitarios, que son de fácil manejo, soportan más peso y tienen capacidad para llevar equipaje son los que más compran las familias que tienen finca y les gusta salir de paseo durante varias horas.

Algunos de los lugares más frecuentados son los municipios de Sopó, La Calera, Suesca, Villa deLeyva, Villeta y Tobia. Lo importante, advierte Fernández, es siempre viajar en grupo (nunca más de 30 personas) para sortear con mayor facilidad cualquier imprevisto y con una vestimenta adecuada que proteja al conductor y a los pasajeros.

El consumo de gasolina no es muy alto, aunque esto depende del modelo de cuatrimoto y de la manera como se conduzca. Generalmente, el tanque dura cerca de seis horas. Para viajes largos muchas personas le hacen adaptaciones con el fin de poder llevar combustible adicional.

Los repuestos, en cambio, por ser importados son bastante costosos, por eso Fernández es enfático en advertir que hay que revisar periódicamente la máquina y cuidarla tanto o más que un carro.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Rush, la nueva apuesta de Toyota

Nissan Sentra SR: renovado y deportivo

Ford vendió su Mustang número 10 millones