Pobre estreno de Argentina

Rodó el balón, pero la Copa América no entró en calor.

Al poco ambiente futbolero que hay en Argentina se sumó, la noche del viernes, el triste debut de la selección local, que a duras penas le empató 1-1 a una sorprendente Bolivia.

Y pudo ser peor, porque a 15 minutos del final los visitantes ganaban gracias a una anotación de Edivaldo Rojas y, con un planteamiento serio, controlaban sin complicaciones a Lionel Messi y Carlos Tévez, las figuras albicelestes.

Mientras tanto en las tribunas del estadio Único de La Plata los aficionados locales silbaban a su equipo y reclamaban modificaciones al técnico Sergio Batista, preocupado porque sus dirigidos ni siquiera generaban peligro.

Pero apareció Sergio El  Kun Agüero para igualar el marcador  en una acción aislada y salvar a los anfitriones de una caída histórica en el estreno del toreo de selecciones más antiguo del mundo.

El resultado fue justo porque Bolivia lució ordenado, compacto y muy bien preparado físicamente, pero no aprovechó dos o tres opciones que tuvo para liquidar el juego cuando estaba en ventaja.

Argentina, con más ganas que fútbol, siempre fue al frente y buscó el arco rival, pero volvió a extrañar la brillantez de Lionel Messi, quien nuevamente quedó en deuda con el equipo nacional.

Por otra parte, Colombia y Costa Rica completarán hoy la primera fecha del Grupo A, que ahora parece más abierto y parejo, pues Bolivia dejó claro que no será el rival débil que se esperaba.

Comenzó la Copa América, pero el fútbol y las emociones todavía no se ven.