Polémica por 120 cambios en la nómina de la Contraloría en 33 días

El concejal Antonio Sanguino criticó la gestión de la excontralora (e), Mónica Certaín.

El concejal Antonio Sanguino se fue lanza en ristre en contra de la gestión de la excontralora Distrital (e), Mónica Certaín, quien permaneció en ese cargo durante un mes mientras el Concejo de Bogotá escogía el remplazo del destituido Miguel Ángel Moralesrussi, por "realizar al menos 120 cambios en la nómina de la Contraloría".

Hay funcionarios públicos que pecan por exceso. Se cuidan muy bien de no violentar los límites legales. Y se blindan para derrochar indelicadezas y tomar decisiones en la sombra”, con estas palabras, Sanguino comenzó su arremetida contra la gestión de Certaín.

“En tiempo record, 33 días hábiles, la doctora Certaín realizó por lo menos 120 novedades en la nómina de la Contraloría. "Novedades" puede ser una manera de ocultar lo escandaloso. En un monumento al descaro la propia excontralora encargada ha reconocido que en su cortísima "paloma", bajo la modalidad de "libre nombramiento y remoción" nombró 6 directivos, ascendió e incorporó en provisionalidad a 50 nuevos funcionarios y realizó, el último día en el cargo, 25 nuevos nombramientos de personas con, según Certaín, "perfiles que no tenía la entidad (abogados, Ingenieros)". En total 81 nombramientos en 33 días”.

Según Sanguino, Certaín ha explicado que todo fue consultado con la Comisión del Servicio Cívil. "Había presión de los sindicatos de la entidad, se justifica. La Contraloría no se podía paralizar, yo tenía competencia para hacerlo”.

Muchos celebraron en su momento la escogencia de Certaín como contralora (e), mientras el Concejo capitalino elegía en propiedad, de la terna conformada por los tribunales administrativo de Cundinamarca y Superior de Bogotá, a quien debería terminar el período constitucional. Que fuese mujer, con una experiencia de 23 años en el sector público y los últimos diez en la propia Contraloría de Bogotá indicaban que Moreno había acertado”, señaló Sanguino.

Elespectador.com intentó comunicarse con la excontralora (e), Mónica Certaín, pero no fue posible.