Policía tiene siete terabytes de datos y dos mil correos sobre carrusel de la salud

El director de la Dijin señaló que en el desfalco al sistema de salud habrían más modalidades de desviación de recursos.

Tras los primeros allanamientos y capturas de los implicados en el carrusel de la salud, la Dijin reveló que trabaja en el análisis de cerca de siete mil gygabytes de información y del contenido de más de dos mil correos electrónicos sobre el Fosiga, el Ministerios de Protección y las EPS.

"Este proceso investigativo está en pleno desarrollo, que hemos materializado con las cinco primeras capturas. En el marco de la primera fase de la investigación que está compuesta por 22 paquetes de información y lo que hemos desarrollado hasta el momento sólo representa un 10 por ciento", advirtió el director de la Dijin, general Ramiro Mena, al explicar que de acuerdo al avance del caso se harán efectivas más detenciones.

El alto oficial explicó que el análisis de la información digital tardará varios meses y será presentada a la Fiscalía para que emita las ordenes de captura.

"Ese análisis de los siete mil gygabytes de información no se puede hacer en días, muy seguramente gastemos varias semanas o meses, pero lo importante es que con un análisis muy focalizado a lo que tenemos en este proceso, servirán para que la Fiscalía General de la Nación pueda valorar y tomar decisiones muy seguramente más ordenes de capturas", dijo.

Fue el propio presidente Juan Manuel Santos, quien en días pasados, junto a la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría anunció el comienzo de lo que será una profilaxis profunda al sistema de la salud para poner a buen recaudo a los involucrados en toda una “mafia”, que pudo haberse echado al bolsillo miles de millones de pesos.

Una investigación mancomunada de las “ías”, de la mano de la Dijín de la Policía, tiene en la mira a varios funcionarios del Ministerio de Protección Social, del Fondo de Solidaridad y Garantías (Fosyga), de varias EPS y algunos particulares, que a través de empresas fachadas, se prestaron para robar recursos del sistema. Por ahora, la Fiscalía tiene activas 25 órdenes de captura; la Contraloría, 50 auditorías programadas, y la Procuraduría, un proceso disciplinario en marcha.

Lo que reveló el presidente Santos, según él, es sólo la punta del iceberg de un gran carrusel que desde hace cinco años estaba dedicado a desfalcar la salud colombiana. El caso parece de tal magnitud, que fue el propio mandatario quien, junto a los representantes de los organismos de control, le contó al país de esta red dedicada a negociar con los recobros al sistema de salud y a sacar comisiones. “Al igual que se anunció el golpe a una organización internacional con la muerte de Osama, de la misma manera queremos anunciar un golpe a la corrupción, que a veces hace más daño que el terrorismo”, indicó.

El fraude descubierto durante la investigación, que inicialmente tomó como muestra el 10% de los recobros al sistema de salud, demostró que casi $30 mil millones se han desviado a las arcas de los integrantes de esta mafia. Sin embargo, en palabras del presidente Santos, este sería un fraude que podría alcanzar varios billones de pesos. “Escogimos al sector salud, donde sabíamos que había una verdadera mafia robando recursos de este importante sector. Lo que se ha hecho ha sido una labor eficiente y eficaz”, agregó.

Durante el proceso penal, fiscal y disciplinario se hallaron varias modalidades de desangrar el sistema. Una de ellas consistía en autorizar los pagos a las EPS que habían sido retenidos y luego se repartían comisiones que oscilaban entre el 2 y el 6 por ciento del valor pagado. A esto se suman otras modalidades que consistían en otorgar beneficios a nombre de personas que ya estaban fallecidas; sobrecostos en procedimientos y medicamentos; personas que ganaban tutelas y nunca recibían el dinero y pacientes que recibían beneficios por diferentes canales.