Por caso 'chuzadas' piden investigar a exjefe de prensa de Fiscalía

La propia Viviane Morales dice que Álvaro Ayala pudo tratar de contribuir a la obstrucción de la justicia en proceso contra Bernardo Moreno.

Ni el ex jefe de prensa de la Fiscalía Álvaro Ayala se salvó del escándalo de las ‘chuzadas’ o al menos así lo determinó la jefe del ente acusador, Viviane Morales, quien pidió investigarlo penalmente por su presunta injerencia para favorecer a uno de los indiciados dentro del proceso, el exsecretario Jurídico de Presidencia, Bernardo Moreno.

Al parecer, el periodista sirvió de mediador para concretar un plan que buscaba impedir que Moreno resultara en la mira del ente acusador, como uno de los gestores de los seguimientos ilegales que se adelantaron desde el Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, en contra de líderes opositores, magistrados, periodistas y defensores de derechos humanos.

Aparentemente, el propósito de esta injerencia era que uno de los indiciados, como lo es el hoy condenado ex jefe de Contrainteligencia del organismo Jorge Alberto Lagos, le indicara expresamente a los investigadores que el exfuncionario de Casa de Nariño no tenía nada que ver con las denominadas ‘chuzadas’.

La fiscal señaló que fue el propio Lagos quien señaló que su abogado Rafael Martínez lo puso al tanto de la presencia de Ayala en una reunión en la que presumiblemente se puso de presente la sugerencia, en favor de los intereses de Moreno. Morales también destacó el desarrollo de otra reunión con la presencia de altos directivos de un medio de comunicación.

El exdetective del DAS indicó que este episodio lo llevó a retirarle el poder a su defensor, pues consideraba que podría ser cierto que éste buscara derribar toda sospecha en contra de Moreno a costillas suyas ya que, según pruebas aportadas por la Fiscalía, el exsecretario de Presidencia le había dicho a Martínez que si no convencía a su defendido que declarase en su favor, fuera él mismo quien lo hiciera.

Por estos hechos, la jefe del ente de control penal compulsó copias a fin de indagar las presuntas implicaciones penales de la actuación de Álvaro Ayala y de Rafael Martínez, por cuanto considera que es posible inferir en ellos un intento por obstruir la justicia.

A su vez, terminó respaldando la solicitud de las víctimas de las ‘chuzadas’ de enviar a prisión al exsecretario Bernardo Moreno, al manifestarle a la magistrada del Tribunal Superior de Bogotá Marleny Orjuela que lo prive de la libertad, mientras se juzga su responsabilidad en los seguimientos ilegales.