Por fin más plata para la ciencia

¿En qué invertir y cómo se va a manejar el 10% de las regalías aprobadas para este sector? Jaime. Restrepo Cuartas, director de Colciencias, explica el camino por seguir.

Nadie mejor que un investigador colombiano para explicar que eso de que todo esfuerzo da sus frutos no es tan cierto. Centenares de ellos, a lo largo de las últimas décadas, han viajado a otros países, se han educado con los más altos estándares internacionales, luego han regresado al país, con la a veces ingenua ilusión de hacer ciencia criolla, y la realidad ha sido dura con ellos: el 0,16% del PIB para investigación es una torta de la que podían comer muy pocos.

Con la reciente aprobación en el Congreso de la Ley de Regalías, que asigna el 10% de los cerca de 10 billones de pesos para inversión en ciencia, tecnología e innovación, sin duda el país da un paso en la dirección correcta. De ese flaco 0,16% del PIB, Colombia podrá presumir que ahora invierte 0,4 a 0,5%. Y si, como lo explica Jaime. Restrepo Cuartas, director de Colciencias, los empresarios se meten la mano al bolsillo, para el 2019 quizás alcancemos el 1%. Cifra repetida hasta el cansancio por los expertos como receta para que una nación dé un salto real en su desarrollo.

Restrepo, exrector de la Universidad de Antioquia, exrepresentante a la Cámara y desde el año pasado la cabeza de Colciencias, explica que el dinero se va a manejar bajo un esquema distinto al que tradicionalmente ha usado la institución (ver infografía). Este modelo permitirá que los proyectos por desarrollar tengan pertinencia regional y, además, obliga a las universidades a conectarse con los empresarios y los gobiernos locales.

“Venimos trabajando con expertos y los ministerios para definir las áreas estratégicas del país en que se debe invertir”, explica Restrepo. Son nueve hasta ahora: 1. Sector agropecuario; 2. Agua, biodiversidad y recursos naturales; 3. Sector minero-energético; 4. Tecnologías de la información y comunicación; 5. Ciencias sociales y humanas; 6. Seguridad y defensa; 7. Innovación para transformación productiva; 8. Formación de capital humano; y 9. Fortalecimiento de capacidad en ciencia, tecnología e innovación.

Un problema

Colombia tiene un gran problema cuando se habla de hacer ciencia. Para explicarlo, Jaime.Restrepo enciende su iPad y abre un archivo con gráficos del Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología que evidencia una verdad irrebatible: entre 2002 y 2010 Colombia tuvo un progreso evidente en su producción científica.

De 1.500 investigadores pasamos a más de 17.000. Hace una década los proyectos de investigación por año eran unos 2.000, mientras en la última convocatoria de Colciencias superaron los 12.000. Los grupos de investigación saltaron de 544 a 4.075.

Pero esas cifras positivas esconden una triste verdad. “El problema grave que tenemos es que hemos crecido mucho en talento humano, pero no en capacidad de financiar proyectos”, concluye Restrepo.  Se refiere a que de esos 12.000 propuestas de investigación que este año recibió Colciencias tan sólo se financiaron 374, cuando más de la mitad cumplían con todas las condiciones exigidas. “Eso nos demuestra que cada vez financiamos un porcentaje menor de proyectos de investigación”, dice el directivo.

De ahí el interés de Colciencias en que la Ley de Regalías permita equilibrar las cargas y permita evitar que se sigan formando maestros y doctores que luego no tienen dinero para llevar a cabo sus proyectos. Pero esta es una tarea por hacer. Colciencias quiere que el dinero de las regalías se destine a la formación de talento humano y así liberar parte de sus recursos para dirigirlos a investigación.

Restrepo sabe que es difícil. Las cuentas son las siguientes. Formar 500 Ph.D cada año, como lo ha prometido el Gobierno, cuesta mas o menos 382.000 millones de pesos. Eso es la tercera parte del 10% de las regalías. “Estamos proponiendo alternativas como que parte lo asuma Colciencias y otra parte sea con regalías”, dice el excongresista.

Hora de los empresarios

Una de las soluciones para cerrar esa brecha y que los colombianos mejor preparados no se queden con las manos cruzadas por falta de plata, es que los empresarios entren en escena. Esa es la esperanza del médico cirujano Restrepo, quien desde sus tiempos como rector de la Universidad de Antioquia comenzó a promover esa alianza.

La Corporación Tecnova, en Medellín, es un buen ejemplo de lo que han logrado los antioqueños. En su última rueda de negocios, la organización presentó unos 130 proyectos de innovación que han surgido gracias a que científicos y empresarios se dieron la mano para resolver un problema concreto.

Una gran fuente de empleo y también de recursos para los investigadores está detrás de las paredes de las empresas. También los problemas por resolver. Por esto Restrepo ha decidido que Colciencias ayude a crear esa alianza.

Anuncia que en los próximos días, siguiendo un exitoso modelo aplicado en Brasil, Colciencias abrirá una convocatoria para asignar un grupo de investigadores con doctorado a empresas colombianas. La idea es que el gobierno pagará el salario de ese doctor y la empresa debe involucrarlo en un proyecto de innovación.

“El propósito es ir concentrando comunidad científica en las empresas. Primero para que tengan empleo, segundo para que generen valor agregado en el sector productivo”, apunta Restrepo. En Colombia, la comunidad científica se ha concentrado en las universidades y se ha enfocado más en la producción de conocimiento a través de publicaciones que en la resolución de problemas concretos. Esa es una cultura que el nuevo director de Colciencias quiere contribuir a cambiar.

Otra estrategia para involucrar a los empresarios son las exenciones tributarias.  En el nuevo Plan de Desarrollo se aprobó un 175% de descuento en tributación sobre el 40% de renta líquida cuando la empresa invierta en innovación y desarrollo.

Por lo pronto, el mensaje para los investigadores, empresarios y autoridades locales es que comiencen a afilar sus ideas porque el prometido 10% de regalías será para las mejores.

Una década  de progreso

Maestros y doctores

Al comenzar el siglo XXI, las instituciones de educación superior colombianas tan sólo graduaban 29 doctores por año y 1.443 profesionales con maestría. Una década más tarde fueron 152 doctores y 4.276 personas alcanzaron un título de maestría.

Las áreas más activas

Ciencias naturales y exactas, así como ciencias sociales, son las dos áreas del conocimiento con mayor número de grupos de investigación en el país. En 2009, en las primeras existían 927 grupos. Ese mismo año, en ciencias sociales eran 1.628 grupos de trabajo. El área de ciencias agrícolas es una de las más rezagadas.

Hombres y mujeres

Según datos del Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología, los hombres prácticamente duplican a las mujeres en número de investigadores. En el año 2009 se contabilizaron 5.909 mujeres. Los hombres eran 9.957. Una proporción que ya existía en 2000.

El cirujano de Colciencias

Jaime Restrepo Cuartas, director de Colciencias, es médico de la Universidad de Antioquia y cuenta con una especialización en Cirugía General.

Fue rector de la Universidad de Antioquia desde donde hizo énfasis en la relación con los empresarios para jalonar la investigación. En 2006 fue elegido Representante a la Cámara por el departamento de Antioquia.

Se destacó por impulsar iniciativas relacionadas con el fomento de la educación, la ciencia y la tecnología. Apoyó a Juan Manuel Santos en su campaña y se lanzó como candidato al Senado para el periodo 2010-2014, pero no salió elegido.

Ha sido uno de los artífices del proyecto de reforma a la distribución de regalías defendiendo la idea de destinar el 10% a ciencia y tecnología.

El presidente Santos le encargó la dirección de Colciencias para implementar las reformas administrativas acordes con la nueva reglamentación.

Temas relacionados