Prestarán libros en la frontera de Tijuana para amenizar los cruces a EE.UU.

Hay 4.000 libros para personas de todas las edades.

La frontera Tijuana-San Diego, una de las más transitadas del mundo, contará con un nuevo programa de fomento de la lectura que, para amenizar la espera, pondrá en manos de miles de personas cuentos, poemarios y libros varios, informó el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

"Cada año por esa garita cruzan más de diez millones de personas y a veces, en fechas festivas como estas de Pascua, la gente puede hacer filas de dos, tres, hasta seis horas para cruzar", explicó la directora de Publicaciones de Conaculta, Laura Emilia Pacheco.

En entrevista con Efe, la funcionaria dijo que la garita San Ysidro se convertirá a partir del 23 de abril en el banco de pruebas del proyecto "Lectura en espera, lectura en la línea" que, si resulta exitoso, será replicado en otros pasos fronterizos de México.

Los préstamos se harán con un sistema novedoso: cinco bicicletas que llevarán un pequeño remolque y que se moverán por la garita haciendo llegar los libros a los peatones y los automovilistas que los soliciten.

"Se trata de poner al alcance de las personas los libros a través de estos muebles móviles que son las 'librobicis' para que la gente pueda tener libros ahí a la mano", explica Pacheco.

El propósito del programa es que "en esas horas que son tan terriblemente tediosas" la gente tenga a mano un entretenimiento, los libros, y que "tal vez esto sea una manera de fomentar la lectura ya de una manera más permanente".

Inicialmente está previsto que los mediadores de lectura entreguen a la gente 4.000 ejemplares con títulos para personas de cualquier edad.

"Por la naturaleza del punto se seleccionaron títulos breves, de cuento, de poesía", tratando de que la iniciativa sea "útil y práctica" en la promoción de la lectura, con un impacto inmediato y, al mismo tiempo, generando interés a largo plazo, señaló Pacheco.

A cada vehículo que reciba un préstamo se le pondrá un cono para identificarlo y permitir que los libros sean devueltos antes de cruzar a San Diego.

Pacheco destacó el valor de una iniciativa colectiva que considera "una oportunidad muy buena de acercar los libros a la gente".

Sobre el programa, la directora general adjunta de Fomento a la Lectura de Conaculta, dijo que en el fondo lo que se pretende es "hacer amable el cruce" diario a miles de personas.

Por Tijuana cruzan a Estados Unidos cada día 50.000 vehículos, y los tiempos de espera oscilan entre media y dos horas, según datos de Conaculta.

Otro de los potenciales beneficios del programa en México, un país donde el promedio de lectura es de 2,9 libros por persona al año, será el de difundir obra de autores de la región.

En la iniciativa participan el Centro Cultural Tijuana (Cecut), el Instituto de Cultura del estado de Baja California, y el programa "Salas de Lectura" de la Dirección General de Publicaciones de Conaculta, un organismo con funciones de Ministerio de Cultura en México.